El «Safrán» se hundió tan rápido que solo se salvaron 4 de sus 6 tripulantes

Sin rastro de los desaparecidos, y los supervivientes se reponen en Viveiro y Burela


viveiro / la voz

Cuatro supervivientes y dos desaparecidos deja otro naufragio en la pesca gallega. Poco antes de la medianoche del sábado, el barco de Celeiro Safrán se fue a pique a unas 35 millas al norte de San Sebastián y a unas 39 al oeste de la localidad francesa de Bayona. Se hundió tan rápido que solo cuatro marineros tuvieron tiempo de arrojarse al agua antes de que el mar se tragase al pesquero. De los otros dos no hay ni rastro, aunque se presume que pudieron quedar atrapados a bordo. Medios aéreos y marítimos los buscaron ayer, sin éxito.

Anoche, pasadas las seis de la tarde, el Centro de Vigilancia y Salvamento de Etel (Francia), coordinador del rescate, acordaba suspender un rastreo en el que participaron aviones y helicópteros franceses, así como helicópteros y embarcaciones de salvamento españoles, además de pesqueros de los dos países. Al amanecer de este lunes está previsto reanudar la búsqueda.

Zarpó el viernes de Burela

La última travesía del Safrán comenzó el pasado viernes, en torno a las siete de la noche, cuando el volantero de fondo con base en Celeiro (Viveiro) zarpó del vecino puerto de Burela. Navegaba rumbo a la zona VIIIb (golfo de Vizcaya), donde captura merluza. Como otras tantas veces, la intención era largar las redes durante la noche, para recogerlas al día siguiente.

No trascendió ninguna incidencia a bordo hasta alrededor de las once de la noche del sábado. A través de la radio, la tripulación pedía auxilio. Muy cerca del Safrán estaba otro volantero de fondo, Os Merexos, con base en Cariño. Inmediatamente salió en auxilio del pesquero de Celeiro. Salvamento Marítimo Español concreta que la radiobaliza del Safrán se activó a las 23.14 horas del sábado, alertando del naufragio. Once minutos después, a las 23.25, Os Merexos comunicaba a las autoridades marítimas que había recogido a cuatro hombres a bordo de una balsa salvavidas y que el Safrán se había hundido por completo.

Cuando Os Merexos llegó al lugar del naufragio, el Safrán estaba semihundido y la proa sobresalía del mar. Dentro de una balsa se encontró a los cuatro supervivientes, dos residentes en Viveiro y otros dos en Burela. Los hallaron empapados, ateridos de frío, con pocas fuerzas y anímicamente muy afectados. Os Merexos se acercó de costado a la balsa, la amarró y, uno a uno, sus tripulantes recogieron a los náufragos. Alertaron a los rescatadores de que faltaban dos hombres. Suponían que no habían podido salir antes de que el mar engullese al Safrán.

Sin margen de reacción

Del relato de los supervivientes hablaba ayer Javier Salcines, patrón del Os Merexos. Un marinero joven detectó agua a bordo del Safrán, inmediatamente gritó avisando a sus compañeros y subió al puente de mando. Desde el Safrán lanzaron una llamada de socorro a través de la radio, de VHF. Al mismo tiempo que alertaban a los tripulantes, trataban de averiguar qué sucedía. No tuvieron opción porque, según contaron a sus rescatadores, el Safrán empezó a hundirse y no les quedó más remedio que tirarse al mar.

Funcionaron los sistemas de seguridad porque cuando el Safrán se iba a pique liberó las balsas salvavidas. A una se subieron los supervivientes. Pocos minutos después, llegaba Os Merexos.

Pasado el mediodía de ayer, el pesquero de Cariño atracaba en el puerto cántabro de Santoña con los cuatro tripulantes del Safrán sanos y a salvo. A bordo también traía la balsa en la que se refugiaron hasta que los rescataron.

Pasaron once minutos desde que se saltó la radiobaliza hasta que se fue a pique

Los marineros se tiraron al agua porque al barco de Celeiro lo engullía el mar

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El «Safrán» se hundió tan rápido que solo se salvaron 4 de sus 6 tripulantes