Europa fracasa y las flotas asiáticas seguirán cortando la aleta al tiburón

La patronal pesquera y los armadores de Vigo, indignados con el fracaso de las negociaciones


redacción / la voz

La flota gallega de palangre de superficie, compuesta por algo más de 200 pesqueros con base fundamentalmente en Vigo, tendrán que seguir compitiendo en desigualdad de condiciones con sus competidores asiáticos, entre los que destacan Japón y China. Los barcos de estos países podrán continuar con el finning o aleteo, que consiste en extraer la aleta al tiburón para quedarse solo con esa pieza y lanzar el cuerpo por la borda. Es una práctica prohibida desde hace año y medio para los gallegos y para el resto de pescadores de europeos. La Comisión Europea no consiguió que los 49 países participantes en la Conferencia Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) erradicasen el finning y obligasen a todas las flotas a descargar el tiburón entero. Es la sexta vez que Europa fracasa en el intento. El veto llegó de países como Japón y China que no quieren renunciar a una práctica que les permite llenar sus bodegas con más capturas -las aletas ocupan bastante menos espacio que los cuerpos enteros- y, por tanto, facturar más dinero.

La Confederación Española de Pesca (Cepesca) está indignada con el resultado de la ICCAT, que achaca a la «nula capacidad negociadora de la Comisión Europea». Por eso, «al sector pesquero español no le queda más remedio que solicitar que se autorice de nuevo el poder procesar los tiburones a bordo, evitando así el agravio comparativo con otras flotas y la merma de competitividad que implica la política de aletas adheridas».

«Nos da muchísima lástima» este nuevo fracaso, asegura Edelmiro Ulloa, secretario técnico de la Cooperativa de Armadores de Vigo, quien advierte de que el sector palangrero gallego está notando ya las consecuencias de tener que competir con las flotas asiáticas que sí practican finning, como barcos amarrados.

El secretario general de Cepesca, Javier Garat, destaca que la flota gallega debe hacer frente a costes mayores, a menos espacio en las bodegas e incluso a que se produzcan accidentes, pues las aletas congeladas actúan como cuchillos afilados y algunos marineros ya han sufrido algún corte al vaciar las bodegas.

La sopa china del prestigio

China es el gran comprador mundial de aletas de tiburón, con las que elaboran una sopa que es símbolo de salud y prestigio.

La ICCAT sí acordó aumentar la cuota de atún rojo, que beneficia principalmente a la flota del Mediterráneo. La subida es «irrisoria», según Cepesca. Serán 2.642 toneladas más, de ellas 440 para España. Garat explicó que los estudios científicos señalaban que un incremento de 5.000 toneladas no afectaría al stock.

La organización ecologista Oceana considera que el aumento aprobado está «alineado con las recomendaciones científicas», según su responsable de pesca en Europa, María José Cornax. Pero Oceana lamenta el «abandono» que, a su juicio, ha relegado las medidas y los acuerdos de protección de otras especies como el tiburón, amenazado por la práctica del finning, y el pez espada en el Mediterráneo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Europa fracasa y las flotas asiáticas seguirán cortando la aleta al tiburón