Las aspiraciones financieras de Mauritania frustran el acuerdo

Las diferencias entre lo que pedía Nuakchot a la UE no dieron margen a negociar materias como las licencias de cefalopoderos

la voz

Las cuestión del dinero ya no dio pie a entrar en otras cuestiones. Mauritania y la Unión Europea dieron ayer carpetazo sin avances a la cuarta ronda de negociación para la renovación del acuerdo pesquero que mantienen desde julio del 2012.

«Las partes no han sido capaces de llegar a un acuerdo», dijo a Efe el secretario general de la Confederación Española de Pesca (Cepesca), Javier Garat. Y es que las posturas en cuestión económica son «totalmente divergentes». Nuakchot exige a Bruselas una cantidad muy superior a la que ofrece la UE, que ya en este último protocolo estaba pagando 70 millones de euros anuales a pesar de expulsar a los 24 cefalopoderos gallegos que faenaban allí hasta julio del 2012 y a que durante un tiempo ni marisqueros ni pelágicos estuvieron empleando las autorizaciones que tenían concedidas.

Con la discusión de la indemnización económica sin cerrar, en la ronda ya no se entró en otras materias, como la posible concesión de licencias de pulpo a los cefalopoderos gallegos. Una cuestión que, por otra parte, tiene pocos visos de prosperar, dadas las declaraciones de la aún comisaria Maria Damanaki y la intervención de su posible sucesor, Karmenu Vella, insistiendo en la sobreexplotación del stock y en que, de todos modos, los mauritanos no están dispuestos a dar autorizaciones para capturar pulpo y calamares.

Sin nueva fecha

Lo peor de todo es que las partes han abandonado la reunión sin siquiera poner fecha a la próxima ronda de negociación. Y parte de la flota ya no está faenando allí, dado que Mauritania expulsó en julio pasado a los merluceros de Marín y a los palangreros de Ribeira, que ya llevaban dos años pescando en el caladero -el tiempo por el que se firmó el pacto-, y solo permite seguir faenando a los marisqueros, que se incorporaron más tarde a las aguas del país africano, cuando se flexibilizaron las condiciones técnicas que les impedían rentabilizar la pesquería.

Ayudas a la flota

Precisamente, la diputada del Bloque Olaia Fernández ha presentado una iniciativa en el Congreso para que el Gobierno publique cuanto antes las órdenes de ayuda a la flota pesquera expulsada de Mauritania, después de que la UE no cediese a las presiones de Nuakchot, que pedía 28 millones de euros más por dejar a la flota seguir faenando en sus aguas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Las aspiraciones financieras de Mauritania frustran el acuerdo