Navantia llega en solitario a la fase final del contrato para eólica marina de Iberdrola

La compañía condiciona la firma a la resolución de «asuntos regulatorios» con autoridades de Alemania

Pruebas de Iberdrola para plantas eólicas marinas.
Pruebas de Iberdrola para plantas eólicas marinas.

Ferrol / La Voz

«Navantia es la única empresa preseleccionada para este trabajo, pero no se puede garantizar aún el contrato», con esta explicación -casi contradictoria- definieron ayer los portavoces de Iberdrola la posición de los astilleros ferrolanos en la carrera para construir 29 piezas denominadas chaquetas metálicas y que serán parte de la estructura de los 80 molinos eólicos, con una potencia de cinco megavatios, que se instalarán en 34 kilómetros cuadrados de la región alemana de Sassnitz-Mukran, en el mar Báltico.

Tanto la empresa Iberdrola Renovables, como Navantia aseguran que en las próximas semanas se concretará un contrato del que no se conocen los datos económicos, ni las horas de trabajo que puede generar. Lo que sí queda claro es que marcará el regreso del astillero a la obra civil y a un trabajo puntero, ya que el parque eólico marino de Wikinger ya ha supuesto la creación de una serie de estudios geotécnicos pioneros para evaluar las cimentaciones.

Catas en Ferrol

A falta de que se concrete el contrato, la plantilla de Navantia también da por hecho este trabajo, ya que en los últimos meses técnicos de Iberdrola han realizado pruebas en la zona. Sin embargo, los trabajadores asumen que el contrato para las chaquetas metálicas no supondrá una carga de trabajo importante y que, al igual que sucede con una parte del contrato del flotel, los astilleros de Cádiz sí tienen asegurado un bocado en esta obra, mientras que el suyo parece una promesa más en el aire.

Así las cosas, los portavoces de Navantia e Iberdrola aseguran que solo hay una cuestión que puede frustrar este acuerdo comercial, clave para el sector naval gallego que anteayer sufrió otro varapalo al escuchar cómo el presidente de la SEPI descartaba la construcción del dique flotante en Ferrol.

Mientras los portavoces de Iberdrola aseguran que Navantia es la «única preseleccionada entre las empresas que se han presentado, pero quedan por resolver una serie de temas regulatorios con el Gobierno alemán»; desde Navantia se apunta que el «acuerdo es inminente, pero no se puede dar por hecho aún», aunque que en las próximas semanas seguirán trabajando para cerrarlo cuanto antes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Navantia llega en solitario a la fase final del contrato para eólica marina de Iberdrola