Otro vendrá que ¿bueno me hará?

El sector recibe con recelos a Karmenu Vella, el maltés que sucede a Damanaki al frente de una dirección general que funde Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca

asdf

redacción / la voz

La regla de los colores dice que si se mezcla el rojo y el verde se obtiene el amarillo. Pero ahora mismo, en la pesca, esa tonalidad que siempre se ha asociado con la cautela resulta de superponer el azul y el verde, como acaba de ocurrir en la Dirección General de la UE en la que tradicionalmente se metían los asuntos pesqueros. Esa cartera sumará en la nueva legislatura comunitaria Medio Ambiente y Asuntos Marítimos.

Aunque para la pesca extractiva esta sorpresiva mezcolanza «no es lo deseable», apunta Javier Garat, secretario general de Cepesca, la fusión en un mismo departamento de los temas de cariz verde, con el azul de los aspectos marítimos y con Pesca, en principio, «no tendría por qué ser negativa», admite. En España, sin ir más lejos, las cuestiones medioambientales y las pesqueras están en manos de una misma persona: Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura.

Lo importante es que quien tenga la paleta de colores debe de tener mucha mano mezclando y no poner más verde que azul, ni por supuesto, verter más azul que verde. Todo para garantizar el equilibrio de ese trespiés que es la sostenibilidad: el medioambiental, el económico y el social.

Ese precisamente es el principal reproche que el sector pesquero español tiene para la que ha estado desde el 2009 dirigiendo la pesca comunitaria, Maria Damanaki: que cargaba demasiado las tintas en el verde. Y eso que su cartera, la DG Mare, englobaba solo Pesca y Asuntos Marítimos, quedando Medio Ambiente para Janez Potocnik.

Damanaki, a juicio de los profesionales, optó «por el conservacionismo radical». Tanto, que no tuvo empacho en dictar una propuesta de reglamento que incorporaba la prohibición del arrastre y del enmalle de fondo, sin importarle poner en peligro 300 barcos gallegos y un millar de empleos; en permitir la expulsión de la flota cefalopodera gallega de Mauritania a pesar de la constatación científica de que había pulpo en el caladero -que ahora capturan empresas chinas-, ni en impedir que los barcos gallegos cortasen las aletas del tiburón a bordo aún sabiendo que es una de las flotas que no practica finning (quedarse con la aleta y tirar el cuerpo del tiburón) porque tiene mercado para la aleta y para la carne. No, definitivamente la griega no deja un buen recuerdo en el sector pesquero gallego.

En ese escenario llega Karmenu Vella a hacerse cargo de los asuntos pesqueros. Por lo de pronto, su origen, Malta, emite buenas vibraciones. Porque, a tenor de lo que llegó después -Damanaki-, los profesionales españoles tienen al maltés Joe Borg, en un pedestal. Y el comisario Borg (2004-2009) procedía de ese país de apenas un millar de barcos.

Sin experiencia en Pesca

Ahora bien, recelan de que Vella, en sus casi 40 años como diputado en Malta, nunca ha tenido relación alguna con la pesca. Y en este momento, esta está «necesitada de certezas, non de incógnitas», de un «comisario forte que sepa defender ao sector», pide Torcuato Teixeira, secretario xeral de Pescagalicia y de la Fundación Rendemento Económico Mínimo Sostible e Social (Fremss). Pero, bueno, hay que darle «un voto de confianza». «Ao mellor sorprende e fai que nun par de meses a infausta Damanaki que quede xa como unha crónica da historia negra da Comisión».

Lo que sí, el sector tiene claro qué busca en Vella: «Que tenga talante dialogante y que entienda que ese crecimiento azul y verde que se le ha encomendado solo será posible desde el entendimiento de la sostenibilidad medioambiental, social y económica de la pesca, interpretándola más allá de la exclusiva conservación de los recursos marinos y considerando a los pescadores como parte del ecosistema», anhela Garat.

relevo al frente de la pesca europea

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Otro vendrá que ¿bueno me hará?