Freno a la recuperación


En los seis primeros meses de este año, según los datos del Ministerio de Economía conocidos ayer, la demanda externa de mercancías habría dejado de favorecer la recuperación de la economía española.

Las exportaciones españolas, que el año pasado crecían un 8% en la primera mitad del año, prácticamente se habrían estancado, mientras que las alemanas, estadounidenses o japonesas aún crecían de forma sostenida. En el mes de junio las exportaciones ya sufrieron un descenso en España. Caen singularmente las dirigidas fuera de la eurozona, América Latina, Mercosur o la OPEP.

Pero si grave es que las exportaciones pasen de contribuir positivamente a hacerlo negativamente en el crecimiento del PIB, la cosa se complica más cuando las importaciones pasan de tener un papel neutro a uno negativo. Porque en la primera mitad del año crecen (un 5,3 %) sobre todo fuera de la eurozona (un 10 %). La consecuencia es que la demanda interna crea así empleo fuera de España.

Ambas cosas, exportar menos fuera de la eurozona y comprar más, tienen mucho que ver con un euro apreciado que apenas se ha inmutado ante la supuesta intención del BCE de devaluarlo. Es una situación que se complica y agrava con el acercamiento de la eurozona a una tercera recesión. Ante este escenario que se presenta, con una demanda interna en jaque, por el elevado desempleo y la devaluación salarial, solo nos queda agarrarnos como un clavo ardiendo al turismo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Freno a la recuperación