La devaluación salarial en Galicia se ceba con los mayores de 45 años

Los trabajadores que no cobran más que el sueldo mínimo se duplican en tan solo ocho años


Redacción / La Voz

Aunque son los jóvenes los que han pagado la factura más alta de la crisis, con una tasa de paro que supera el 50 % entre los menores de 25 años, el proceso de devaluación salarial deja en Galicia otros grandes paganos, los mayores de 45 años, que también han visto recortadas sus nóminas en estos años de recesión. Si bien todavía lejos del 14,2 % que han caído en cinco años (entre el 2008 y el 2012) los sueldos de los más jóvenes, los de los mayores de 45 años se han recortado en ese mismo período un 3,8 %. En el caso de los trabajadores por encima de los 55, el tijeretazo es un punto inferior, según se desprende de la encuesta de estructura salarial publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística.

Por el contrario, el sueldo medio de los trabajadores gallegos entre los 25 y los 44 años todavía resistía a finales del 2012 la comparación con el de cinco años antes. Como estos constituyen el grueso del mercado laboral (un 53 % de los ocupados en Galicia se sitúan en esa franja de edad, según la EPA), la evolución del salario medio en la comunidad todavía se escribe en números verdes, con un incremento del 1,2 % desde el 2008, si bien es cierto que faltan por medir los efectos de un ejercicio, el 2013, en el que el producto interior bruto cayó un 1,2 %.

En concreto, el sueldo medio de los gallegos se sitúa en 19.389 euros, un 14,7 % menos que en el conjunto del Estado, donde asciende a 22.726 euros (un 3,9 % más que en el 2008), aunque el salario más común entre los españoles ronda los 15.500 euros. Los datos evidencian que se mantiene la brecha entre hombres y mujeres (que cobran un 24,2 % menos en Galicia) y entre fijos y temporales -cuyos emolumentos son un 27,3 % más bajos, aunque subieron un 4,8 % en cinco años, frente al retroceso del 0,9 % en las nóminas de los indefinidos, en una tendencia opuesta a la que se da en el conjunto del país-.

La crisis ha contribuido también a incrementar la brecha en las rentas salariales, ya que si el 10 % de los españoles con retribuciones más bajas vieron caer su sueldo medio un 10,3 %, este aumentaba un 5,9 % para el 10 % de los que más ganan. Y es que, fruto de la precarización del empleo y el auge de los empleos por horas, cada vez son más los trabajadores cuyos emolumentos no sobrepasan el salario mínimo interprofesional (cuando no se sitúan por debajo de este). En esa situación se encontraban en el 2012 el 12,25 % de los ocupados, más del doble que ocho años antes, en el 2004, cuando se inició la serie histórica. También aquí la diferencia entre sexos es profunda. De cada cien mujeres con nómina, 17 cobran menos de los 8.979,6 euros de SMI, frente al 7 % de los hombres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

La devaluación salarial en Galicia se ceba con los mayores de 45 años