Peña Nieto asegura que los contratos de Pemex con astilleros gallegos no peligran

Ana Balseiro
ana balseiro MADRID / LA VOZ

ECONOMÍA

Más de 200 empresarios de España y México analizan oportunidades de internacionalización en un foro conjunto

11 jun 2014 . Actualizado a las 09:08 h.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, envió ayer un mensaje de tranquilidad al naval gallego al asegurar que el «divorcio» de Pemex y Repsol, materializado en la salida de la petrolera mexicana del accionariado de la española (la semana pasada vendió el 7,8 % de sus títulos, manteniendo un residual 1,4 %), no va a afectar a los contratos que Pemex tiene con los astilleros de Galicia para construir dos floteles.

El pasado enero, la compañía azteca formalizó la contratación de un buque de estas características con Navantia, de titularidad pública, y otro con Barreras, del que una filial de Pemex es accionista mayoritario.

«No». Así de tajante fue su respuesta al ser preguntado por el asunto en Los Desayunos de TVE y sobre si la reforma energética en marcha en México, que afectará a la citada petrolera, tendría repercusión en los contratos con el naval gallego. El presidente sentenció que Pemex «sigue siendo una empresa del Estado», aunque el marco que fija la reforma supondrá que tendrá que competir con el sector privado.