Pórtico pondrá la marca como garantía ante el Fogasa para evitar su liquidación

La empresa aportó avales por importe de 2,1 millones de euros, pero el fondo exige que se aumenten hasta 3,3 millones


Vigo / La Voz

La dirección de Pórtico está dispuesta a echar el resto para driblar la liquidación de la empresa, a la que se vería abocada si no consigue los avales que le exige el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) para financiar las indemnizaciones pendientes a los 200 trabajadores despedidos. Con ese fin, ha solicitado una tasación de la marca. Es uno de los contados activos de valor, sino el único, que les queda por incluir en el paquete de garantías, en el que ya figuran sendas propiedades en Mos y Requena (Valencia). En el primer caso se trata de parte del almacén robotizado, y en el segundo unos terrenos.

La empresa dio cuenta ayer al comité de la entrevista mantenida el pasado viernes con responsables del Fogasa, organismo con el que está negociando a contrarreloj. Un no definitivo de este implicaría tener que bajar la persiana para siempre antes de que remate el mes. Fuentes de la dirección utilizan un símil futbolístico para dejar clara su postura: «Lucharemos hasta el minuto 95 del partido».

Por su parte, el comité no oculta su enfado por la «intransigencia» que, dice, está mostrando no el Fogasa de Vigo, sino el de Madrid. Recuerdan que con representantes del primero se alcanzó un pacto verbal cuando se aprobó el plan de viabilidad del grupo que, entre otras cosas, supuso el despido del 60 % de la plantilla. Según dicho pacto, Pórtico abonaría el 20 % de las indemnizaciones en tres plazos -diciembre (5 %), marzo (7 %) y junio (8%)- y el Fondo anticiparía el 80 por ciento restante que iría recuperando luego en varias anualidades. La empresa ya ha pagado puntualmente los dos primeros plazos.

Subrayan los representantes de los trabajadores el contrasentido que supondría que el Fogasa no reconsidere su postura, ya que el cierre de Pórtico conllevaría el despido de los 181 trabajadores que a día de hoy integran la plantilla. «Ya no estaríamos hablando de un anticipo de dos millones de euros, sino de responsabilizarse de casi seis en indemnizaciones», dicen.

Cuando Pórtico entró en concurso de acreedores, en junio del 2013, tenía una deuda con los trabajadores de 1,4 millones de euros. Por otra parte, las indemnizaciones de los 200 despedidos suman otros 2,4, lo que supone un montante total de 3,8 millones, cifra a la que hay que restar el medio millón comprometido por la empresa en los ya citados tres plazos. El Fogasa exige, pues, avales por importe de 3,3 millones, de los que les faltaría 1,2. Valor que, sostienen, supera la marca.

De hecho, en el plan de viabilidad se hace referencia expresa a la enseña como una de las fortalezas del grupo junto al almacén robotizado, uno de los mejores de Europa en su género, y a la cartera de clientes mayoristas. «La marca de Pórtico es un activo en sí mismo al menos en tres vertientes: como tienda con un tradicional posicionamiento de calidad-precio, como líder e innovador en producto y conceptos comerciales, y como referente de gran consumo», se explica en el plan.

Más fácil se presenta el acuerdo con Hacienda, que ha pedido una aclaración sobre el convenio. En este caso, el problema es que retrasará la prevista inyección de capital de 2,5 millones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Pórtico pondrá la marca como garantía ante el Fogasa para evitar su liquidación