El capital latinoamericano se consolida como nuevo inversor clave para la banca española

Solo en el último año, los inversores de la zona han desembolsado más de 1.500 millones en entidades financieras españolas


Redacción / La Voz

«Han cambiado las tornas, ahora somos nosotros el hermano pobre». Así se expresaba ayer un ejecutivo bancario para explicar el goteo de inversores latinoamericanos que están entrando en las entidades financieras españolas, sobre todo en las de mediano tamaño. «España está barata, hay oportunidades importantes, y se ha asentado la idea de que la banca española se revalorizará», apunta otro analista. El último ejemplo es el de Liberbank, es decir, la firma con la que operan en bolsa Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura. Esta entidad trata de captar en el mercado 500 millones de euros a través de una ampliación de capital y los inversores dan por seguro que el nuevo accionista de referencia -junto a las tres cajas- llegará del otro lado del Atlántico. Concretamente, de México, con un desembolso por concretar. «Es un país que está creciendo de forma notable, y donde hay fortunas que ven en España una posibilidad para crecer», añade la primera fuente. El primero en llegar desde ese país fue el multimillonario Carlos Slim, que llegó a La Caixa (ahora Caixabank) en el 2011 con un desembolso de 5 millones y con la intención de llegar al 1 % del capital.

Solo en el último año, inversores latinoamericanos han desembolsado más de 1.500 millones en entidades financieras españolas. El mayor desembarco ha sido en el Sabadell, donde inversores mexicanos y colombianos inyectaron 600 millones de euros para controlar, por separado, el 10 % del capital. Se trata de Fintech Investiment -un fondo en el que participan varias familias mexicanas-, capitaneado por el también azteca David Martínez. El segundo inversor es Jaime Gilinski, un magnate colombiano.

De México también son los nuevos mayores accionistas del Banco Popular, la familia Del Valle. Tutelan el 6 % del Popular y tienen un asiento en el consejo después de desembolsar 450 millones de euros.

De otro país latinoamericano llegó el futuro dueño de NCG Banco (o Novagalicia). El grupo venezolano Banesco pagará en total por la entidad gallega 1.003 millones de euros en varios plazos, hasta el 2018. De momento, ya ha depositado los 403 primeros, y solo espera que la Comisión Europea le diga qué pasa con el nuevo plan de negocio que han planteado para Novagalicia. En el caso de Banesco, la entidad de Juan Carlos Escotet logra diversificar su negocio financiero, hoy muy dependiente del mercado venezolano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El capital latinoamericano se consolida como nuevo inversor clave para la banca española