Una combinación de interés, oportunidad y obligación


Redacción / La Voz

En la operación para vender el 100 % de Itínere (si finalmente se encuentra comprador) se encuentran las tres circunstancias más típicas: oportunidad oportunidad (hay mucho inversor extranjero mirando gangas en España), interés y obligación. Las cajas de ahorros, convertidas en bancos (NCG, Kutxabank y Liberbank), controlan más del 30 % del capital de esta empresa y se ven abocadas a colocar en el mercado sus activos no financieros por la penalización que tiene en sus balances (les consume capital). Y porque los márgenes, aunque la economía está repuntando, no dan mucho más. Necesitan plusvalías que les puede dar Itínere. En el caso de NCG Banco, tercer mayor accionista de esta empresa de infraestructuras, se junta el interés con la obligación: Bruselas le exige desprenderse de toda su cartera industrial, imposición del rescate bancario que sufrió en el 2012.

Lo de Novagalicia con la concesionaria de AP-9 es una historia de ida y vuelta: Caixa Galicia y Caixanova participaron en la empresa hasta que vendieron a mediados de la década pasada; regresaron en el 2009 con 400 millones, y han inyectado unos más en diferentes ampliaciones de capital. Está por ver cuándo recuperan ahora. Y por contrato, no podían vender su parte hasta este 2014.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Una combinación de interés, oportunidad y obligación