Las cajas, Sacyr y Citi retoman la venta de las autopistas gallegas

El proceso ya se activó hace dos años, pero no aparecieron compradores

La AP-9 entre Ferrol y Tui es el principal activo de Itinere.
La AP-9 entre Ferrol y Tui es el principal activo de Itinere.

Santiago / La Voz

El cartel de venta vuelve a colgar de la empresa de la que dependen las concesiones de la AP-9 y de las dos autopistas de competencia autonómica (A Coruña-Carballo y Vigo-Baiona). Las entidades financieras (NCG Banco, Kutxabank y Liberbank) y los socios principales de Itínere, Sacyr y Citi, han reactivado el proceso para sacar al mercado el 100 % del grupo gestor que controla esas vías de pago. En realidad, se trata de retomar una venta que ya se puso en marcha en el 2012 y que hasta ahora no ha cuajado.

Fuentes consultadas explicaron ayer que durante aquella primera fase de venta se tanteó el mercado de manera muy intensa en busca de compradores, pero ese proceso se relajó durante el año pasado. La salida al mercado de Itínere, que desde el 2008 tiene como accionista mayoritario a un fondo que gestiona el banco norteamericano Citi, quedó relegada en el 2013 a un segundo plano porque se concedió prioridad a la reestructuración de la deuda del grupo. De hecho, Itínere alcanzó un acuerdo para ello con varias entidades financieras.

Pero todos los integrantes del accionariado manifestaron su intención de vender hace más de dos años. En contra de esa decisión ha jugado hasta ahora el momento elegido, en el curso de una profunda crisis económica que ha desplomado el tráfico y ha ido mermando de forma notoria las cifras de negocio de Audasa. La facturación de la concesionaria ha pasado de 156,27 millones en el 2009, cuando alcanzó su techo histórico, a 132,35 en el 2013. Esa caída de los ingresos superior al 15?% fue provocada por la salida de las cabinas de peaje de miles de vehículos. En el 2007, la intensidad media diaria se situó en 27.000. En el 2013, bajó de los 20.000. Pese a esta pérdida de clientes, la concesionaria cerró el ejercicio 2012 con 30,9 millones de beneficio. Esto se debe en buena parte a que la empresa neutralizó el recorte de usuarios con incrementos en sus tarifas muy por encima del IPC.

La subida del 1,85 % aplicada en enero, que obliga a desembolsar 30,70 euros por el recorrido de ida y vuelta en turismo entre A Coruña y Vigo, eleva a más del 13 % el encarecimiento del peaje en los últimos cuatro años. La gestión del Gobierno en este ámbito también contribuyó a disparar las tarifas, con medidas como la subida del IVA y la decisión de Fomento de dejar de pagar la parte de los peajes que sufragaba desde el 2000, que dio lugar a un aumento del 7,5 %.

Negocio blindado hasta el 2048

El resultado de esa política tarifaria es que, solo en las cabinas instaladas a lo largo de la AP-9, Audasa recaudó más de 1.434 millones entre enero del 2003 y junio del 2013. Esos ingresos se vieron reducidos el año pasado en 7,1 millones, según datos que la empresa anticipó en marzo, coincidiendo con la emisión de bonos por 195,8 millones.

La concesión de las principales autopistas gallegas es, además, un negocio blindado hasta el año 2048.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Las cajas, Sacyr y Citi retoman la venta de las autopistas gallegas