La trastienda de un dato espectacular


Es, a mi juicio, el espectacular dato de empleo (134.000 afiliados más a la Seguridad Social en abril) el que hay que explicar, ya que el paro registrado venía disminuyendo (por efecto desánimo) en los últimos meses, aun cuando los afiliados no crecían o lo hacían en mucha menor cuantía. Este mes de abril no es así. Podría decirse, de entrada, que el paro registrado retrocede en la misma cuantía en que aumentan los afiliados a la Seguridad Social. Excelente.

Lo primero que hay que decir es que la comparación más fiable entre marzo y abril debe hacerse con la serie desestacionalizada (tal como recomienda el propio Ministerio de Empleo) por el importante efecto que provocan en esta época del año las fiestas de la Semana Santa. Con esta comparación los datos oficiales nos dicen que los afiliados crecen, sí, pero la mitad: unas 61.000 personas.

Aun con esta corrección, el dato de abril es excepcionalmente elevado en relación a nuestro nivel de crecimiento actual. Baste señalar que solo admite comparación con el dato del mismo mes del 2005. El problema que tenemos para digerir esta comparación es que en el primer trimestre de aquel año el PIB crecía al 3,2 % mientras que en este 2014 lo hizo al 0,6 %.

¿Cómo explicar tan intensa creación de empleo con un crecimiento de la quinta parte de intensidad? ¿Está creciendo más la economía de lo que imaginamos? ¿Qué es lo que está creciendo tanto y por qué?

El análisis sectorial nos indica que son los sectores vinculados al turismo (hostelería, comercio y transporte) los que, con el efecto estacional de la Semana Santa, están detrás de tal dato excepcional de nuevos afiliados. Esa cifra espectacular nada tiene nada que ver con el resto de las actividades productivas del país. Si acaso debe añadirse un matiz importante: que buena parte de esos nuevos afiliados los son en el régimen de autónomos.

Por una y otra vía, más las rebajas de cotización a la Seguridad Social, se estaría estimulando el empleo temporal en el sector servicios. Estamos, por tanto, ante un incremento muy intenso del empleo estacional y precario.

Este rasgo lo confirman los datos de contratación en abril, ya que siguen siendo temporales casi todos los contratos firmados y estos crecen más intensamente en las regiones más turísticas del Mediterráneo. Además de concentrarse en la contratación temporal, esas nuevas altas en la Seguridad Social lo hacen en contratos a tiempo parcial, que son los que dominan frente a la opción a tiempo completo.

En suma: estamos ante un bum estacional vinculado a la Semana Santa, de contratos temporales en los servicios vinculados al turismo y en su mayor parte a tiempo parcial. El resto de las actividades, y tipos de contratación, siguen esperando por su ansiada recuperación. Solo cuando esto suceda la recuperación será sólida y permeabilizará al conjunto de la sociedad española.

Albino Prada es profesor de Economía Aplicada de la Universidade de Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos

La trastienda de un dato espectacular