Los gastos del sistema, a los Presupuestos del Estado


La Voz

El recibo de la luz está hipotecado. Cada dos meses llega a casa una factura con la que cada consumidor paga religiosamente todos los gastos que genera un sistema planificado con los pies. El gasto particular por poner la lavadora o encender la luz es solo una pequeña porción del gasto bimestral. Supone solo el 38 % del recibo. El resto se lo gastan otros. El Estado paga, vía factura de la luz, las primas a las renovables, la amortización de la deuda con las empresas eléctricas (el déficit acumulado es de 30.000 millones y se va pagando poco a poco), el coste de los sistemas extrapeninsulares, los pagos por distribución y transporte de la energía... E impuestos, claro. Estas cargas son las que engordan la factura, pues suponen el 62 % de ella. Y parece casi lógico proponer que se extraigan esos costes ajenos para abaratar el recibo y santas pascuas. Lo hacen, cada vez que tienen oportunidad, los responsables de las grandes eléctricas. Pero si esos costes se caen del recibo, ¿quiénes los pagarán? La propuesta es que computen como un gasto más en los Presupuestos Generales del Estado. De esa manera, el consumidor solo pagaría el coste de la energía consumida, aunque el resto lo asumiría ya como contribuyente. Pero el Gobierno ya ha dicho que ni hablar, porque incorporar más cargas a las cuentas públicas se traduciría en elevar el déficit público, y eso es inviable con una Bruselas implacable con el gasto público. Por eso, «pasar esos costes del recibo a los Presupuestos supondría tener que elevar los impuestos», aseguró hace unas semanas el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, en una entrevista concedida a RNE. Así que habrá que seguir pagando lo propio y lo ajeno. Porque de los peajes no se libran ni los consumidores con tarifa regulada (la mayoría) ni los del mercado libre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los gastos del sistema, a los Presupuestos del Estado