Madrid prepara un plan para la sardina que deja fuera parte de las aguas vascas

El cupo para esta especie aparece ahora que Mar ha retirado el tope en Galicia

La sardina escaseó el año pasado en las costas gallegas.
La sardina escaseó el año pasado en las costas gallegas.

Redacción / La Voz

La pesca de sardina llevaba en Galicia más de tres decenios regulada. Un cerquero gallego no podía extraer más de 7.000 kilos al día. Pero eso cambió este mismo año, en el que Rosa Quintana decidió abolir ese cupo diario a instancias, según la conselleira, del propio sector, que temía que esa cortapisa le perjudicase en un posible futuro reparto de cuotas de sardina.

Sin embargo, poco ha durado esa ausencia de regulación. Madrid acaba de enviar a las cofradías su proyecto de plan de gestión para la citada especie pelágica en aguas ibéricas. Lo primero que ha llamado la atención del sector gallego es que se dejen fuera de la regulación y, por tanto, sin tope, a la esquina más oriental de la Península, caladero en el que las flotas cántabra y vasca son más habituales que las del resto de la cornisa.

El boceto de la Secretaría General de Pesca atañe a las zonas VIIIc (de Fisterra hasta el Bidasoa) y IXa, (desde Gibraltar hasta Fisterra), y no a la VIIIb (sur de Vizcaya), donde, aseguran los cerqueros gallegos, en los últimos años se han producido «sobrepescas importantes» de la especie en noviembre y diciembre.

«Os vascos estarán encantados co plan, porque podrán pescar sen tope na VIIIb», aventuraba un armador gallego que puso el foco en que el hecho de que para la sardina no se ha seguido el mismo criterio que para la xarda, en la que se han sumado los cupos de las tres zonas.

El proyecto que Madrid ha hecho circular para que los afectados presenten alegaciones tiene en cuenta que Portugal ya ha tomado medidas para proteger el recurso y las hace extensivas para la flota cerquera que faena tanto en el Cantábrico como en el golfo de Cádiz.

Según esas normas, la cuota anual de sardina se determinará en función de la biomasa de la especie. Se tomará la que haya calculado para el ejercicio anterior el ICES (Consejo Internacional para la Exploración del Mar) y se le aplicará una regla sencilla: si la biomasa está por debajo de 135.000 toneladas, el total admisible de capturas (TAC) será cero; si supera las 368.400, será de 86.000, y si se sitúa entre esas cantidades, se aplicará una fórmula fija para asegurar que se gestiona la pesquería dentro del rendimiento máximo sostenible.

De este TAC, España recibirá el 40 % de las toneladas y el 60 % restante lo capturará Portugal. Para repartir entre barcos, Madrid atenderá a las capturas históricas de los últimos diez años y las modulará con otros aspectos socioeconómicos, como el número de barcos, tripulantes y de capacidad.

El plan tendrá una vigencia de tres años a partir del actual, espera Madrid.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Madrid prepara un plan para la sardina que deja fuera parte de las aguas vascas