Una huelga de construcción paraliza «totalmente» las obras de ampliación del Canal de Panamá

El principal sindicato de la construcción del país ha convocado una huelga nacional indefinida para reclamar un alza salarial del 20 % anual


Las obras de ampliación del Canal de Panamá amanecieron el miércoles «totalmente paralizadas» debido a la huelga nacional indefinida convocada por el principal sindicato de la construcción del país, que reclama un alza salarial de al menos 20 % anual.

La ampliación «está paralizada en su totalidad (...) la industria de la construcción está parada porque somos un sindicato serio», dijo Héctor Hurtado, secretario de organización del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs).

Por su parte, fuentes de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) confirmaron que los obreros han acudido a sus puestos de trabajo pero «están inactivos».

No se ha podido obtener todavía la versión del consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la constructora española Sacyr y a cargo del principal proyecto de la ampliación: la construcción del tercer juego de esclusas que permitirán el paso de buques con hasta 12.600 contenedores, casi el triple de lo actual.

La huelga se produce cuando la construcción de las nuevas esclusas comenzaba a recobrar el ritmo tras el conflicto contractual que paralizó el proyecto durante dos semanas en febrero pasado.

La crisis, derivada de una reclamación del GUPC de más de 1.600 millones de dólares por «sobrecostes», obligó al consorcio y a la ACP a entablar negociaciones que culminaron en marzo pasado con un acuerdo para inyectar al menos 200 millones de dólares a las obras.

Los trabajos en las esclusas avanzaban el lunes pasado a un ritmo del 75 % en relación con el registrado antes del conflicto, según dijo el administrador de la ACP, Jorge Quijano, en un recorrido por el proyecto junto al presidente panameño, Ricardo Martinelli.

El jefe del Estado panameño afirmó el lunes pasado que el avance de las obras permitiría que el Canal ampliado estuviera «funcionando y trabajando a capacidad en el 2016».

Esa fecha está dentro del programa previsto por la ACP tras el conflicto, que establece que la construcción de las esclusas acabará en diciembre del 2015 con el mismo costo pactado en el contrato firmado con el GUPC en el 2009, de 2.118 millones de dólares, ya que la nueva inyección de capital es producto de adelantos y préstamos responsabilidad del consorcio.

Hurtado, que además es el responsable sindical del Suntracs en el proyecto de ampliación en la zona de Cocolí, en el Pacífico, no precisó cuántos obreros asignados a esas obras están en huelga, aunque resaltó que según datos del GUPC la nómina global alcanza los 3.000 trabajadores.

Al ser preguntado si el paro también afectaba a la vertiente del Atlántico, el dirigente sindical respondió: «sí exactamente».

«Todo el proyecto está paralizado (...), los empresarios nos han obligado a nosotros» a convocar la huelga, porque su «propuesta salarial no es satisfactoria para los trabajadores», añadió Hurtado.

El Suntracs, que tiene alrededor de 70.000 afiliados y es el sindicato más poderoso del país, plantea un aumento salarial de al menos un 20 % anual por los próximos cuatro años, el período del nuevo convenio colectivo que negocia con la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) desde inicios de este año.

La patronal, por su parte, propone un 22 % de aumento en cuatro años, pagaderos de forma escalonada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una huelga de construcción paraliza «totalmente» las obras de ampliación del Canal de Panamá