Grecia resurge entre sus ruinas

El país, roto en lo social, vuelve a los mercados tras perder el 25 % del PIB

Niños griegos forman una cadena en la Acrópolis, en un país donde el 10 % de los críos tienen problemas de alimentación.
Niños griegos forman una cadena en la Acrópolis, en un país donde el 10 % de los críos tienen problemas de alimentación.

atenas / e. especial colpisa

La fotografía es desgarradora. Si alguien pensaba que lo sucedido en España ha sido duro... Lean: el país ha perdido en 6 años el 25 % de su PIB; el paro ha pasado del 7,7 % en el 2008 al 26,9 % del 2013; la cifra de empleados se ha desplomado hasta los 3,6 millones (uno menos que en el 2008); la deuda pública se ha disparado del 107 % al 175 % del PIB (Bruselas exige el 60 %); la renta per cápita ha retrocedido de 20.800 a 16.400 euros; bajadas en las pensiones de hasta el 20 % y en el salario mínimo hasta los 585 euros; despido de más de 150.000 funcionarios; recortes en educación y sanidad... Así, ad infinitum.

Fraude fiscal, en el día a día

«No han tenido piedad, han destruido el país y ahora nos dicen que ha sido por nuestro bien. ¡Mentira! Hemos pagado justos por pecadores», lamentan Petros H. y Evangelos L., dos jóvenes en paro. Hablan desde la plaza Syntagma, símbolo de la indignación del pueblo y sede del Parlamento, el brazo ejecutor de la troika.

«Estuvimos en el lugar equivocado en el momento más inoportuno», resume un alto diplomático griego que trabaja en el equipo que dirige la presidencia griega de la UE este semestre y que pide anonimato. «Nosotros no provocamos esta crisis y la hemos sufrido como nadie. No somos muy diferentes ni a ustedes ni al resto. Por ejemplo, mucho se habla del fraude fiscal, ¿pero es que en los talleres españoles no existe eso del con IVA o sin IVA?», asegura.

Pero han tenido que recibir 240.000 millones de los socios del euro y 42.000 del FMI para evitar la quiebra, cuando el PIB griego es de 182.000. «Claro que se pudieron hacer cosas mal, pero cuando hay el dinero fluye, uno no se para a pensar en lo que puede pasar. Nadie fue capaz de aventurar esa de tormenta perfecta surgida en EE.?UU.».

Pero Grecia ya era antes un Estado insostenible diseñado por griegos, gestionado por griegos y del que se beneficiaron los griegos. El país sumaba déficits anuales de dos dígitos, gastaba dinero público por doquier y el control era mejorable. Para muestra, el fraude en las pensiones: en el 2011, se descubrió que los familiares de 4.500 funcionarios muertos seguían cobrando, y en el 2013, el nuevo Gobierno del conservador Antonis Samaras se la quitó a más de 18.000 jubilados. Para los cánones quedará la frase de la anterior ministra de Empleo, Luka Katseli: «Tenemos 9.000 griegos de más de 100 años cobrando una pensión. Vamos a mirar si están vivos».

Evasión fiscal

Hay más. Con la troika ya en el Banco Central de Grecia, se detectó una evasión fiscal de 37.000 millones atribuido a 15.000 patriotas, que obligó a aprobar un plan contra el fraude fiscal para tapar el coladero de 15.000 millones anuales, un 25 % del PIB.

Si en lo macroeconómico las cifras son desoladoras, en lo social llegan a la depresión. Desde que se inició la crisis, los suicidios se han disparado el 36 %, hasta los 508; el 24 % de la población es pobre y el 10 % de los niños en edad escolar tiene serios problemas de alimentación.

Pero el jueves Grecia dio síntomas de mejoría. Tras 4 años fuera de los mercados, el Tesoro heleno colocó con éxito 3.000 millones de bonos a 5 años a un tipo del 4,75 %, una emisión que ni el más crédulo se esperaba.

Elecciones, más ayuda y estabilidad

Se presentan meses decisivos para la recuperación de Grecia. El país ha vuelto con éxito a los mercados, pero el Gobierno del conservador Samaras exige a Europa que «cumpla con su palabra dada» y habilite alguna medida que alivie la abultada deuda, ya sea con ampliación de los plazos de vencimientos o con la bajada de los tipos.

Lo de la quita (ya hubo una al sector privado) no se plantea... De momento. La contrapartida es que Grecia cerrara el 2013 con superávit primario (sin contar intereses de deuda) y, al parecer, lo ha hecho. En total, unos 3.000 millones, de los que 500 se destinarán a sufragar urgencias sociales, según el compromiso arrancado por Samaras a la troika. Además, como trascendió del último Ecofin, se está diseñando un plan de ayuda en materia de inversiones que el Ejecutivo pueda presentar de cara a las europeas del 25-M. Se barrunta tormenta. La izquierda radical de Syriza está por delante en las encuestas y la desestabilización política del país es el fenómeno más temido desde Bruselas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Grecia resurge entre sus ruinas