Se dispara la inversión en el sector del móvil y crecen los salarios de los altos cargos


La Voz

En el 2011 también se apareció el fantasma de una burbuja. Entonces el desencadenante fue la salida al mercado bursátil de LinkedIn. Nuevas alarmas saltaron cuando en el 2012 Facebook debutó en el parqué con una altísima valoración (100.000 millones de dólares).

A la empresa de Zuckerberg le llevó más de un año hacer que los índices le dieran un me gusta. Cuando lo consiguió, el protagonismo recayó en otra red, Twitter. La compañía del pajarito azul pió por primera vez en el parqué hace catorce meses. Lo hizo mejor que Facebook, pero un año después sufrió una crisis porque el crecimiento de usuarios era inferior al previsto.

Las dudas sobre Twitter van de la mano con las sospechas de que la hipotética nueva burbuja sea móvil. Facebook, cuyos ingresos en el 2013 registraron una cifra récord gracias a la publicidad para smartphones, llegó a ofrecer 3.000 millones de dólares sobre una de las apps más populares entre los jóvenes estadounidenses, Snapchat.

Silicon Valley sí vive una burbuja, pero inmobiliaria. Según Business Insider, resulta muy difícil encontrar residencia asequible en la capital tecnológica del mundo. Y hay quién considera que los altos salarios que reciben directivos e ingenieros de las «startups» (resulta muy caro contratar), son un indicador de que el mercado está inflado y de que pronto o tarde pinchará.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Se dispara la inversión en el sector del móvil y crecen los salarios de los altos cargos