Coca-Cola estudia cómo aplicar el ERE tras el portazo de los sindicatos

Gabriel Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

La dirección de la empresa ve «inexplicable» que no se llegase a acuerdo tras la mejora de las condiciones de salida

22 feb 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Se acabó la negociación pero no la incertidumbre. El período para consensuar el expediente de regulación de empleo (ERE) en Coca-Cola Iberian Partners, embotelladora única de la multinacional de refrescos en España, concluyó ayer sin acuerdo entre empresa y sindicatos.

La dirección de Iberian Partners calificó de «inexplicable» lo que entienden como falta de voluntad negociadora por parte de los representantes de la plantilla, después de que esta semana, tras la intensa presión ejercida tanto en la calle como incluso desde el ámbito político, la empresa mejorara de forma sustancial su propuesta. Así, redujo el número de afectados, que pasó de 1.253 a 1.190, y mejoró las condiciones de las bajas incentivadas y las prejubilaciones, con el objetivo de que el número de salidas voluntarias, unido a las recolocaciones, hiciese innecesario recurrir a despidos forzosos.

Para ello, ofrecieron indemnizar a los trabajadores que causasen baja voluntaria con 45 días por año trabajado, con un tope de 42 mensualidades, más un pago lineal de 10.000 euros por cabeza, muy lejos de los 30 días con límite de 18 meses que habían planteado al comienzo de la negociación. «Nos sorprende enormemente que, tras el apoyo recibido ayer por la mayoría de los trabajadores consultados a la oferta presentada por la compañía, los representantes sindicales hayan rechazado unas condiciones que no se han dado en ningún proceso similar en España en los últimos años», censuró el director de relaciones institucionales de Iberian Partners, Ángel López de Ocáriz.