Coca-Cola estudia cómo aplicar el ERE tras el portazo de los sindicatos

La dirección de la empresa ve «inexplicable» que no se llegase a acuerdo tras la mejora de las condiciones de salida


Redacción / La Voz

Se acabó la negociación pero no la incertidumbre. El período para consensuar el expediente de regulación de empleo (ERE) en Coca-Cola Iberian Partners, embotelladora única de la multinacional de refrescos en España, concluyó ayer sin acuerdo entre empresa y sindicatos.

La dirección de Iberian Partners calificó de «inexplicable» lo que entienden como falta de voluntad negociadora por parte de los representantes de la plantilla, después de que esta semana, tras la intensa presión ejercida tanto en la calle como incluso desde el ámbito político, la empresa mejorara de forma sustancial su propuesta. Así, redujo el número de afectados, que pasó de 1.253 a 1.190, y mejoró las condiciones de las bajas incentivadas y las prejubilaciones, con el objetivo de que el número de salidas voluntarias, unido a las recolocaciones, hiciese innecesario recurrir a despidos forzosos.

Para ello, ofrecieron indemnizar a los trabajadores que causasen baja voluntaria con 45 días por año trabajado, con un tope de 42 mensualidades, más un pago lineal de 10.000 euros por cabeza, muy lejos de los 30 días con límite de 18 meses que habían planteado al comienzo de la negociación. «Nos sorprende enormemente que, tras el apoyo recibido ayer por la mayoría de los trabajadores consultados a la oferta presentada por la compañía, los representantes sindicales hayan rechazado unas condiciones que no se han dado en ningún proceso similar en España en los últimos años», censuró el director de relaciones institucionales de Iberian Partners, Ángel López de Ocáriz.

Sin embargo, los sindicatos se habían marcado la línea roja en el cierre de cuatro de las once fábricas que la empresa tiene en el país (Fuenlabrada, Asturias, Alicante y Palma de Mallorca), ajuste al que la empresa ya había dejado claro que no iba a renunciar. Con un ahorro estimado de 30 millones de euros al año, la reducción del número de fábricas es, según Iberian Partners, la única garantía para la viabilidad futura de una empresa que ha nacido de la fusión de las siete embotelladoras que hasta ahora operaban en el país. Los sindicatos, por contra, estaban dispuestos a negociar cualquier otro ajuste, siempre que no implicase el cierre definitivo de ningún centro de producción.

Quince días para decidir

Con el carpetazo a la negociación sin acuerdo, se abre un plazo de quince días en el que la dirección de la empresa debe decidir si sigue adelante con el ERE, que podría aplicar de forma unilateral «sin tener que mantener unas condiciones que estaban supeditadas a alcanzar un acuerdo», explicaron. Y es que Iberian Partners puede optar ahora por mantener las mejoras ofrecidas esta semana o aplicar el ajuste en los términos de la propuesta inicial, mucho más lesiva para los trabajadores.

De aplicarse el expediente de regulación, los sindicatos ya han anunciado que tomarán medidas legales para impugnarlo. Una de las vías que se plantean las centrales es atacar el hecho de que Iberian Partners, pese a ser un grupo consolidado a nivel financiero, no lo es, a su juicio, desde el punto laboral. Recuerdan, en ese sentido, que cada centro de trabajo mantiene su propio convenio que, en muchos casos, como el de la gallega Begano, fueron pactados pocas semanas antes de que se anunciase el ajuste.

En ese sentido, desde Comisiones Obreras apuntaron ayer que los informes jurídicos de los que disponen apuntan a que, «con una alta probabilidad», el ERE será declarado nulo, al tiempo que anuncian su intención de intensificar las movilizaciones y mantener las huelgas indefinidas en las cuatro plantas amenazadas de cierre.

Por su parte, desde UGT reclamaron a la dirección que «propicie un proceso de diálogo» para estudiar un plan industrial y de empleo alternativo al ajuste propuesto. Así, piden que en estos quince días, modifique su hoja de ruta para «dar solución a un gran problema creado por ellos mismos».

La dirección podría aplicar ahora el ajuste en las condiciones iniciales

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Coca-Cola estudia cómo aplicar el ERE tras el portazo de los sindicatos