Los «frutos del mar» del 2030

La FAO augura que, en 16 años, casi dos tercios del pescado que se comerá en el mundo será de acuicultura. ¿Cuánto? 96 millones de toneladas.


redacción / la voz

En el 2030, los frutos del mar nacerán en tierra. Ya hoy, la mitad de los productos acuáticos que se consumen no han sido capturados desde una embarcación. Han salido de una granja acuícola. Y se calcula que en el 2030 esa proporción del 50-50 pase a ser del 35-65 a favor de los cultivados. Lo dice la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), que, en el informe que firma con el Banco Mundial y el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (Ifpri), calcula que en 16 años la pesca extractiva proveerá al mundo de 93,2 millones de toneladas de productos marinos, y la acuicultura de 93,6. A la par, sí, pero ocurre que, según los augurios de la FAO, el 60 % de lo que llegará al consumo humano será de cría y no salvaje.

El gigante chino engullirá el 38 % de esos futuros 186 millones de toneladas, además de ser el principal proveedor para el mundo de productos acuícolas.

Los mayores crecimientos se verán en tilapia, carpas y pangas, cultivos todos ajenos a la acuicultura española, que tiene en la dorada, la lubina, el rodaballo y, por supuesto, el mejillón, sus principales bazas. España está a la cabeza de la UE en volumen de producción acuícola (no así en valor, que pasa al tercer puesto), aunque sus cifras anuales, 266.684 toneladas en el 2012, son una diminuta aportación a las 83 millones del mundo (2011).

Pero no es cuestión de cantidad, sino de calidad. España, y más en concreto Galicia, tiene cultivos pioneros a nivel mundial, como el besugo o el abadejo. A nivel español hay varias en el disparadero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Los «frutos del mar» del 2030