Los pósitos auguran que las listas abiertas traerán ingobernabilidad

El decreto de cofradías, que unifica las elecciones, entra en vigor el día 18


Redacción / La Voz

¿Qué ocurriría si a Mariano Rajoy le obligasen a formar Gobierno de la mano con Rubalcaba? Es una incógnita, claro, pero lo más probable es que la situación provocase más desgobierno. Y eso es lo que sospechan las cofradías de pescadores que sucederá con la imposición, por parte de la Consellería do Mar, de las listas abiertas en el proceso electoral único que vivirán los pósitos a finales de primavera o principios de verano: que favorecerán la ingobernabilidad de los mismos.

Las entidades marineras -las de Pontevedra casi por unanimidad- eran partidarias de que se les permitiese optar entre los dos sistemas, si elegir los órganos de gobierno mediante listas abiertas o con candidaturas cerradas, pero Mar decidió generalizar las primeras. Desde los pósitos apuntan que, en los casos en los que la diferencia de votos es muy apretada y se producen bajas por dimisiones, enfermedades o jubilaciones, la entrada de nuevas personas puede inclinar el equilibrio de poderes y provocar ingobernabilidad, aparte de inestabilidad en el seno de la cofradía. Por eso creen que sería mejor que «se presentasen tres, catro ou cinco candidaturas, que respectasen, iso si, a paridade entre traballadores e empresarios e que ganara unha, na que un patrón maior vai coa súa xente e non ten que formar goberno con opositores», apuntan fuentes de las cofradías.

Correcciones semánticas

Los pósitos confiaban en que el consejo consultivo corrigiese esta imposición, pero el órgano se limitó a «facer correccións semánticas» y no entró en profundidades. Ni en esa ni en otra que molesta de igual modo a las entidades marineras. Y es que, según explican, «Galicia é a única comunidade autónoma na que un empresario xubilado deixa de ser elector e elixible», cuando «un empresario xubilado sigue tendo interés no mar, pois ten unha empresa, ten experiencia e, ademais, ten tempo», así que «¿por que prohibirlle defender os seus dereitos e os dos demais cofrades?».

Aún hay otra crítica, y esta llega por parte de los secretarios de las entidades, que, al suprimirse la figura del gerente, se les carga con una responsabilidad fiscal, financiera y presupuestaria que consideran exagerada.

Esos son los principales reproches que los pósitos gallegos hacen al nuevo decreto de cofradías, que ayer salió publicado en el Diario Oficial de Galicia (DOG) y que entrará en vigor 20 días después. Es decir, que a partir del 18 de febrero tendrán nuevas normas por las que regirse.

Según la Consellería do Mar, el documento fija un marco jurídico que permitirá a los pósitos adaptarse a los cambios constantes que se producen en el sector y les permitirá seguir trabajando como entidades modernas, solventes y competitivas en un mercado en constante transformación y siempre bajo la premisa de la legalidad, transparencia contable y democracia interna.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los pósitos auguran que las listas abiertas traerán ingobernabilidad