El suelo industrial, de saldo en Galicia

Las ofertas de las distintas administraciones para dar salida a 5,1 millones de metros cuadrados vacíos aumentan el interés de las empresas, pero las compras son escasas


redacción / la voz

Galicia tiene más de 5.100.000 metros cuadrados de suelo industrial disponible pendientes de venta. Las diferentes administraciones de las que dependen -Fomento, Xunta y Diputaciones- han puesto en marcha medidas que van desde bonificaciones puntuales o rebajas en el precio del terreno a mecanismos como el alquiler con opción a compra para dar salida a toda esa superficie. Ese reclamo ha logrado aumentar el interés, pero de momento el resultado en adquisiciones e instalación de nuevas empresas es limitado. Y la imagen de la maleza invadiendo las parcelas aún es una constante en muchos parques gallegos.

En junio pasado, la Xunta presentó el Plan de Venta de Suelo Empresarial para facilitar el acceso a los 2,8 millones de metros cuadrados de espacio disponibles en los cincuenta polígonos empresariales de que dispone. Incluye, entre otras cosas, descuentos de un 20 % por pago al contado, volumen de compra o traslado de actividades sobre precios que varían entre los 14,4 y los 208 euros por metro cuadrado en función de la ubicación de las parcelas. Y ha habilitado medidas como el alquiler con derecho a compra o la fórmula de pagar un canon por derechos de superficie durante treinta años.

Siete meses después de su puesta en marcha han logrado comercializarse cerca de 50.000 metros cuadrados por un valor total de 2,79 millones de euros. La proporción frente al suelo libre es pequeña, pero, según indica la directora del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), Teresa Gutiérrez, «aunque todavía es pronto para hacer un balance, en marzo del año pasado el mercado estaba parado y, a partir de septiembre, han comenzado a recibirse muchas consultas. Además, hemos observado un repunte en las reservas».

El dato hay que tomarlo con prudencia porque, como añade, cada empresa después de hacer la consulta tiene que elaborar un estudio de detalle, buscar liquidez para desarrollar su proyecto... De hecho, hay parques como el de A Sionlla, en Santiago, en donde empresas como Urovesa, Bricomart o el Centro de Supercomputación de Galicia habían puesto sus ojos, pero por diferentes razones dieron un giro a sus planes.

La Sepes, entidad estatal de suelo dependiente de Fomento, también ha lanzado ofertas puntuales, pero parecen no haber tenido tanto éxito. «Para el sector IV del polígono de Río do Pozo, en Narón, no ha habido demanda, pese a las bonificaciones. Pero en caso de que haya algún interesado aún podrían obtenerse», explican fuentes del Concello de Narón. Ese fue uno de los parques donde la Sepes ofertó en noviembre descuentos de hasta el 50 % en un grupo de parcelas que ocupan 170.000 metros cuadrados. Esta rebaja era para compras formalizadas antes de acabar el año, igual que en el polígono de Teixeiro, donde los descuentos eran del 30 %.

La Diputación de Pontevedra ofrece para el de Barro, en Meis, (el único que depende de ella y donde instalarán un vivero de empresas) pagos aplazados en cinco años. Paralelamente, el organismo provincial de Lugo ofrece financiar en un mismo paquete la compra y la construcción de la nave. Fuentes de ese organismo dicen que han registrado diez nuevas ofertas para Baleira, Friol, Ourol, Castroverde y Chantada.

Ese aumento en la demanda lo observa también la Confederación de Empresarios. Lo ve su presidente, José Manuel Fernández Alvariño, quien asegura que «hay una oferta importante, pero empezamos a observar un leve repunte de demanda».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

El suelo industrial, de saldo en Galicia