Un asunto «entre una empresa y su contratista» en el que España «no aportará fondos»


«El Gobierno español no va a apoyar con dinero a Sacyr. Este es un asunto entre una empresa y su contratista», declaró ayer el embajador de España, Jesús Silva. Pero parece que ya lo ha hecho. Fue en el 2009, cuando la aseguradora pública Cesce, según han publicado distintos medios de comunicación, respaldó la mitad del aval de 300 millones de euros que utilizó GUPC en concepto de fianza cuando se adjudicó el contrato. Una garantía que ha sido cuestionada por el Tribunal de Cuentas. El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, ya ha advertido de que si el consorcio no cumple el acuerdo reclamará la ejecución de dicha garantía. Y si esa amenaza se cumple, Panamá se podría quedar con los 300 millones de fianza, de los que 160 millones corresponderían al aval facilitado por España y también al de Italia, ya que las principales empresas del consorcio pertenecen a dichos países.

Con todo, el embajador se mostró optimista y dijo que, a la luz de los contactos mantenidos hasta la fecha y de la postura exhibida por las dos partes, «existen posibilidades de que se concluyan las obras».

A falta de una solución definitiva, Sacyr ha empezado a recuperarse de las pérdidas que sufrió en la Bolsa desde el día que anunció el probable abandono del proyecto. El valor de los títulos de la constructora en el Ibex 35 se disparó este lunes un 6,01 % después de varios días en rojo, en coincidencia con la mediación de la ministra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un asunto «entre una empresa y su contratista» en el que España «no aportará fondos»