R ingresó un 1 por ciento menos en un año en el que apostó por bajar precios para ganar clientes

Cerrará el 2013 con un incremento récord de usuarios, 101.350 en móvil y 34.800 en servicios fijos


A Coruña

La compañía de telecomunicaciones gallega R cerrará el año con 325.800 clientes, tras conseguir en el 2013 ganar 101.350 usuarios de móvil y 34.800 de servicios fijos, un incremento histórico en la compañía, que sin embargo no verá subir en la misma proporción los ingresos, que caerán este año un 1 %, hasta los 242,3 millones de euros. Y es que, como destacó el consejero delegado de R, Arturo Dopico, en la presentación de resultados, la compañía ha optado por seguir creciendo con una política de rebaja generalizada de precios, aunque ello provocara una disminución del beneficio, compensada en parte por el despegue del negocio de la telefonía móvil.

Es en este apartado el único en el que R todavía no es líder en Galicia en clientes residenciales (sí en empresas), aunque con el crecimiento sostenido de los últimos meses, donde han duplicado su cuota de negocio, Dopico confía en que lo serán ya a principios del 2014. En el resto de segmentos, y en todos los de empresas, la oferta de la empresa gallega supera en clientes a todos sus competidores en la comunidad.

El consejero delegado destacó que en este ejercicio se han invertido 42 millones en la extensión de la red, que está disponible en 98 ayuntamientos (a los que se sumarán en breve otros dos), y restó importancia a la intención de NCG de desprenderse del 30 % que aún conserva en la cablera y vendérselo al fondo británico CVC, que ya controla el resto de capital, asegurando que no cambiará en nada la política de la empresa ni su compromiso con la generación de empleo en Galicia, donde sostiene actualmente 1.500 empleos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos

R ingresó un 1 por ciento menos en un año en el que apostó por bajar precios para ganar clientes