Escotet viaja a Galicia para presentar su proyecto para NCG

M. Cheda

ECONOMÍA

Feijoo, que se reunirá con el presidente de Banesco, niega un pulso con De Guindos en la subasta de Novagalicia y asegura que el FROB no podía hacer otra cosa que venderla al grupo venezolano ante la «contundencia» y «claridade» de su oferta. SIGA AQUÍ TODOS LOS DETALLES DE LA VENTA

19 dic 2013 . Actualizado a las 19:22 h.

Al igual que la noche pasada, el presidente de la Xunta ha insistido hoy en su tesis de que la victoria de Banesco en la subasta de NCG Banco era «a mellor» de las seis opciones posibles, para los contribuyentes españoles, para los trabajadores y también para los intereses generales de la comunidad. De hecho, ha reiterado Alberto Núñez Feijoo, constituye una buena noticia en sí misma. Además, ha avanzado que esta tarde, en principio, se reunirá en Santiago con el nuevo dueño de la entidad, Juan Carlos Escotet.

Al término de la reunión semanal de su Gabinete, el jefe del Ejecutivo autónomo ha defendido en rueda de prensa que el desenlace de la puja por Novagalicia garantiza el empleo, que el crédito comience a fluir de nuevo, la obra social de las antiguas cajas y la permanencia aquí tanto de los centros de decisión como del domicilio social de la entidad. «Era tan contundente, clara e diáfana en prezos e condicións a oferta que o FROB [Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria] o único que fixo foi cumprir a Lei, cumprir as súas obrigas», ha sentenciado.

Consultado al respecto por los medios de comunicación, el mandatario popular ha rechazado que el modo en que ha terminado el proceso signifique que él ha ganado un pulso librado a lo largo de las últimas semanas con el titular de Economía, Luis de Guindos, más proclive a que un banco español se hiciese con NCG. Aun más, ha negado la existencia de esa pugna que en círculos financieros casi todos dan por cierta. «O ministro -ha proclamado- cumpriu estrictamente coa defensa dos intereses xerais. [...] Dicir o contrario é unha calumnia. [...] Mezclar isto coa política é confundir».

«O final de este proceso é para felicitarnos. Os que estean en contra disto están contra os intereses xerais de Galicia», ha sentenciado Feijoo. Asimismo, ha censurado los «excesos» cometidos en Caixa Galicia y Caixanova, así como la «incerteza» introducida por el Ejecutivo Zapatero en la fusión de ambas.