Las ventas previas, por 1 euro y 14.000 millones en ayudas, destruyeron 5.000 empleos

El proceso de venta de Novagalicia está siendo bastante atípico por muchos factores


El proceso de venta de Novagalicia está siendo bastante atípico. Por muchos motivos: la resistencia que está encontrando el FROB (en otros procesos no se cuestionaron sus procedimientos, aquí se habla de denunciar la venta), el enorme interés que ha despertado fuera de España; los tiempos (se vende en dos fases); y la insistencia en marcar un precio.

Pero su resolución tendrá mucho que ver con las seis subastas previas que se han vivido en España (dos a cargo del Ministerio de Economía, el resto, del FROB) desde el inicio de la reestructuración financiera. Es posible -seguro- que el comprador recibirá ayudas de algún tipo, indirectas, para cubrir alguno de los imprevistos que pueden salir en Novagalicia: el conflicto con Aviva, las reclamaciones por lo pagado de más en las cláusulas suelo; y los juicios de las preferentes. En total, más de 500 millones de euros en juego que el FROB cubrirá parcialmente (el 85 %) para el comprador.

No está nada mal esta solución para el adquiriente. Pero es que en procesos previos la factura fue mucho más elevada: en los seis procesos previos, el Estado ha empeñado casi 14.000 millones de euros en ayudas directas adicionales para el comprador. Sin contar con las indirectas, blindajes para cubrir durante 10 años los posibles quebrantos que pueda provocar esa entidad. Solo para la CAM ese blindaje puede superar los 10.000 millones.

Pérdida de puestos

Lo que no se ha blindado, en ningún caso (ni tampoco se hace para Novagalicia), es el empleo. BBVA, La Caixa, Sabadell (por dos veces), Kutxabank y Liberbank adquirieron los bancos intervenidos con ayudas directas e indirectas y despidieron, en su conjunto, a casi 5.000 trabajadores. Esa cifra se rozará cuando se produzca el ERE para el Banco Gallego, en fase inicial. Si NCG lo adquiere una entidad española (y pugnan los tres grandes), sucederá lo mismo: se producirá un recorte laboral considerable. «Es que, aparte de las duplicidades, si no lo hacen serían menos rentables y sus accionistas les penalizarían», explica un analista que prefiere no ser citado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Las ventas previas, por 1 euro y 14.000 millones en ayudas, destruyeron 5.000 empleos