Radiografía del mercado alemán

Un curso de la UNED en Ourense desentraña la complejidad del sistema germano. Los emigrantes gallegos hallarán en Berlín un férreo control impositivo. Tributarán también por sus ingresos y patrimonio en España


Setenta residentes emigran cada día de Galicia en busca de un trabajo, y muchos eligen como destino Alemania, un país complejo cuyas interioridades desentrañó en la UNED de Ourense Luis Gulín, experto en derecho, comunicación y comercio exterior. Allí impartió esta semana el curso El mercado laboral en Alemania, del que a continuación se detallan algunas claves que pueden orientar a quienes están preparando las maletas.

Seguridad Social. En España es un concepto único, pero en Alemania se sostiene sobre cinco pilares: seguro médico, de accidentes (a cargo del empresario), de desempleo, de pensiones y de dependencia.

Sanidad. El sistema de salud es muy distinto al español. No existen los ambulatorios. El usuario elige un médico privado que lo deriva a un especialista o a un hospital cuando es preciso. Hay dos maneras de tener un seguro sanitario: privado o público. El público está asociado a una mutua federal y el privado, a tradicionales corporaciones como Allianz o Axa. Pero no se puede disponer a la vez de seguro público y privado; hay que elegir. En función del que se contrate, el médico en la consulta aplicará el correspondiente descuento. Los emigrantes que lleguen a Alemania deben tener en cuenta que es un Estado federal, de manera que si uno reside en Baviera y es hospitalizado en Westfalia, nadie tendrá acceso a su historial médico, clave en el caso de enfermos crónicos.

Prestaciones sociales. Las embarazadas aseguradas pueden dejar de trabajar seis semanas antes del parto y, tras este, podrán seguir de baja hasta ocho semanas. Los trabajadores que contraigan enfermedades incapacitantes recibirán el subsidio correspondiente (el 70 % del salario bruto durante 78 semanas como máximo). Las familias tienen derecho a guardería infantil o cuidadora para los hijos a partir del primer año de vida. Si los cuidan en casa recibirán 100 euros al mes por niño hasta los 3 años. Además, el Estado otorga 184 euros al mes por los dos primeros hijos hasta que cumplan 18 (25 si siguen estudiando). Por el tercero, 190.

Declaración de la renta. Se tributa por el total de los ingresos y el patrimonio generado en todo el mundo (por ejemplo, negocios en España). Se declara a partir de 183 días en el país, y el mínimo exento anual es de 8.130 euros. el formulario es complejísimo y requiere la ayuda de un asesor fiscal. Los entrenadores deportivos y culturales (de cualquier pequeño club o asociación) tienen hasta 2.400 euros anuales exentos de declaración.

Impuestos. Los miembros de la Iglesia pagan el canon eclesiástico, entre el 8 y el 10 % del total del impuesto sobre la renta, y se descuenta de la nómina. Por ser miembro de un sindicato (muy usual allí) se aporta el 1 % del sueldo mensual. Se paga además un suplemento de solidaridad para financiar la reconstrucción de Alemania del Este, que es el 5,5 %. Estos descuentos, siempre sobre la nómina.

Prestación por desempleo. Aquellas personas que hayan cotizado al menos 360 días en los dos últimos años anteriores al paro pueden percibir la prestación, cuya duración depende del tiempo cotizado y su cuantía asciende a un 60 % del salario neto, pudiendo llegar al 68 % por hijo a cargo.

Un caso práctico. Un casado con cónyuge y sin hijos, con un sueldo de 3.916,66 euros brutos al mes, detraería de su nómina 453, 83 euros para Hacienda, más 24,79 del impuesto de solidaridad, 789,09 de la Seguridad Social, 304,43 del seguro por enfermedad, 389,71 del de pensiones, 58,75 del de desempleo y 36,20 del de dependencia. Cobraría realmente 2.651,95 euros al mes, un 32,2?% menos.

Alumnos del curso de la UNED de Ourense sobre el mercado alemán, tras su profesor, Luis Gulín | santi m. amil

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
2 votos

Radiografía del mercado alemán