Cepesca elevará una queja al más alto nivel político contra Damanaki

Frenó un aumento del cupo de atún rojo avalado incluso por los científicos


redacción / la voz

Una cuota que apenas interesa a la flota gallega, la del atún rojo, ha sido la que ha agotado la paciencia del sector pesquero español, que ha suscrito un comunicado conjunto calificando de «vergonzosa» la actitud de la comisaria de Pesca, la griega Maria Damanaki, a la que acusan de haber frenado un incremento del cupo de la especie al que ni siquiera los científicos se oponían. Que la flota el próximo año no pueda capturar ni una tonelada más de las 2.504 que ya tenía autorizadas este año, pese a que se ha constatado una recuperación del stock, se debe a que la comisaria, en la cumbre de la Iccat (Convención Internacional para la Conservación del Atún Atlántico) que ayer concluyó en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), anunció su decisión de oponerse a cualquier incremento en las posibilidades de pesca de esa especie. Eso, sin escuchar si quiera al presidente del comité científico de la citada organización, que, según el sector, explicó que la subida propuesta (500 toneladas, menos de un 5 %) no era significativa y no incidiría en la recuperación del stock.

Así que el empeño de España y el consentimiento tácito de los demás Estados miembros cayó en saco roto y «la negativa de la Comisión Europea ha impedido cualquier incremento de esta cuota de gran interés para más de diez Estados miembros», explicaron desde el Ministerio de Agricultura.

Ahora bien, desde el sector señalan que esto no se va a quedar así. Sostienen que la actuación de Maria Damanaki «obedece más a convicciones personales que a la defensa de los intereses del sector pesquero comunitario a los que se debe», recoge el comunicado defendido por Cepesca. Y eso es inadmisible, por lo que llevarán «al más alto nivel político su queja» para que se obligue a la comisaria de Pesca y Asuntos Marítimos a cumplir su mandato y defender al sector pesquero «apostando por una gestión sostenible del atún rojo desde un punto de vista medioambiental, social y económico».

«Tibieza»

Las ampollas escuecen aún más si se tiene en cuenta que la postura inflexible de Damanaki flaquea en cuanto tiene en frente a otras partes contratantes de la Iccat que no pertenecen a la UE. Ponen ejemplos tanto el sector como la Administración. Los pescadores destacan la «tibieza e incapacidad» de la comisaria a la hora de plantar cara a Noruega, que propuso modificar el plan de recuperación para aumentar a cuatro meses el período de pesca de atún rojo en sus aguas. Y desde el departamento de Cañete apuntan que la representante del Ejecutivo comunitario apoyó, «en contra de la opinión del comité científico», el mantenimiento del total admisible de capturas (TAC) de esa misma especie para el stock del oeste del Atlántico, del que se benefician EE.UU., Japón y Canadá y no la flota comunitaria.

Lo mismo para pez espada y bonito

En el caso del pez espada y del bonito del norte se cumplió el guion. Las partes contratantes acordaron mantener los actuales niveles de capturas en todos ellos, cupos que quedarán congelados para los próximos tres años. Así, en el norte del Atlántico, la flota española podrá capturar 5.143 toneladas, mientras que en el sur dispondrá de 4.487. En cuanto al atún blanco que da vida a la costera del bonito, la flota española podrá pescar 13.677 toneladas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Cepesca elevará una queja al más alto nivel político contra Damanaki