La fe ciega de 44 operarios salva una compañía de «una gestión nefasta»

El precio de compraventa es 2.800.000 y empezarán poniendo el dinero de las indemnizaciones


vigo / la voz

Cuando hace año y medio la falta de crédito -y «una gestión nefasta», según los trabajadores- empezó a estrangular a Grafinsa, la plantilla de la que estaba considerada la mejor empresa del sector en España y una de las mejores de Europa, no se quedó de brazos cruzados. Convencida de que la compañía era viable, se impuso como deberes no dejarla morir. Peregrinaron de puerta en puerta en busca de soluciones, se manifestaron y hasta protagonizaron una huelga para llamar la atención de las administraciones. Todo en vano porque la suspensión de pagos y posterior entrada en liquidación fue inevitable.

Pero su fe ciega en la viabilidad del proyecto, en la que terminó creyendo también el juez, les ha llevado a apostar su dinero para salvar 44 puestos de trabajo, tantos como integrantes de la plantilla se han convertido en socios de Vicusgraf, que es como han bautizado a la recién nacida sociedad. La han comprado por 2,8 millones, que son los créditos que se han subrogado. Los 250.000 euros que tienen que poner ya corren por cuenta de sus indemnizaciones que, junto con la venta de alguna maquinaria que les sobra, les permitirá también comprar las primeras materias primas. Empiezan con buen pie porque ya han recibido el primer pedido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags

La fe ciega de 44 operarios salva una compañía de «una gestión nefasta»