La flota gallega se cargará de datos para evitar un nuevo intento de prohibir el arrastre

Durante los próximos cuatro años, arrastre y enmalle podrán seguir trabajando en aguas comunitarias e internacionales


Redacción / La Voz

«No es el mejor de los acuerdos, pero es un buen acuerdo». Y lo es porque, por lo menos durante los próximos cuatro años, arrastre y enmalle podrán seguir trabajando en aguas comunitarias e internacionales como hasta ahora, explica Iván López, presidente de los bacaladeros de Agarba y que siguió el debate de la Comisión de Pesca de la Eurocámara representando a la patronal Cepesca. Quizás ha sido el trabajo de lobby del sector, puede que también el trabajo de los eurodiputados españoles, las diferentes gestiones de las Administraciones... Lo cierto es que, finalmente, parece haber imperado el «sentido común» y el aplazamiento de la sentencia que pesaba sobre el arrastre y el enmalle se aprobó por una inmensa mayoría: 19 votos a favor, ninguno en contra y 4 abstenciones. Y entre esos apoyos iba el de la alemana Ulrike Rodust, que ya en más de una votación -fue ponente de la reforma de la política común pesquera- dejó claro que, a su entender, la medioambiental tiene que ser la pata más larga de la sostenibilidad.

Búsqueda de datos

Tras el respiro de alivio, toca ponerse a trabajar desde ya, puesto que, en cuatro años, la Comisión revisará la situación de las pesquerías y podría reincidir en la propuesta de vetar arrastre y enmalle. «Habrá que firmar un convenio con un instituto de investigación, ya sea el IEO o AZTI, manejar el diario electrónico, realizar estudios socioeconómicos... En definitiva, generar una información con la que poder sortear una prohibición», explica Iván López.

El representante de Cepesca no oculta otro pero del acuerdo: la batimetría que sitúa las aguas profundas a partir de los 600 metros. Y ya no por la distancia, sino por el límite en sí, que sienta un mal precedente. Pero ahora se juega a cuatro años vista y tanto Carmen Fraga (PP), como la patronal europea Europêche, como el Gobierno español y el gallego se aferran a la euforia de ver postergada una amenaza que sentaba «un peligroso precedente para la pesca de arrastre en otras zonas en las que la flota española es muy activa, como Gran Sol o las aguas de la NAFO», señala la eurodiputada Carmen Fraga.

La Consellería de Pesca también celebró el resultado de la votación: «Galicia apela ao sentido común para evitar poñer en xogo a sustentabilidade económica e social primando a medioambiental. Agora só hai que esperar a que esta medida teña cabida no pleno do Parlamento Europeo». Desde el departamento de Rosa Quintana abogaron por «por protexer as áreas mariñas vulnerables e de interese biolóxico», pero «sen criminalizar artes», pues «non hai artes boas ou malas, senón boas ou malas prácticas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La flota gallega se cargará de datos para evitar un nuevo intento de prohibir el arrastre