La Eurocámara rebaja al mínimo las ayudas para renovar la flota

Solo apoyará el cambio de motores y arroja dudas sobre el desguace

El eurodiputado Raúl Romeva, de Los Verdes, muestra un billete contra las ayudas.
El eurodiputado Raúl Romeva, de Los Verdes, muestra un billete contra las ayudas.

Bruselas / E. La Voz

El pleno del Parlamento Europeo aprobó ayer en Estrasburgo el diseño del nuevo Fondo Europeo Marítimo Pesquero (FEMP) que nutrirá al sector en los próximos años de 6.500 millones en ayudas con el objetivo de que pueda hacer frente a la nueva y restrictiva política comunitaria de pesca. A España le corresponderán unos 1.100 millones (800 a Galicia), siempre y cuando cumpla con la normativa.

El resultado, curiosamente, ha convencido a todos y no ha convencido a nadie. Algunas de las propuestas del sector no han sido escuchadas y en el balance final han pesado las presiones de los lobbies ecologistas. Entre otras normas, las ayudas no podrán financiar la construcción de buques dedicados a la actividad extractiva al considerar que puede derivar en la sobreexplotación de los recursos. También serán muy restrictivos los criterios para la modernización de la flota. Los fondos se destinarán especialmente a la sustitución de motores, siempre y cuando su potencia se reduzca un 40 %.

Chasco para la flota artesanal

La definición de flota artesanal que defendía especialmente Galicia para incluir a los buques de hasta 15 metros de eslora con mareas de 24 horas tampoco ha tenido el apoyo de la Eurocámara, que la reduce a 12 metros.

También hay dudas sobre el futuro de las ayudas al desguace. La enmienda que garantiza su continuidad hasta el 2016 fue aprobada en el pleno, pero todavía no se ha especificado si habrá financiación suficiente, una cuestión que se abordará en las negociaciones con los Estados.

Habrá apoyo a las paralizaciones temporales de la flota, pero se destinarán a los trabajadores afectados por circunstancias excepcionales como desastres ecológicos o paradas biológicas, pero no ha quedado claro si también se podrán beneficiar las flotas afectadas por las negociaciones de acuerdos pesqueros, como el caso de la flota gallega expulsada de Mauritania.

Los aspectos más positivos del nuevo FEMP, que deberá ser negociado y perfilado en noviembre con el Consejo, es que brindará más apoyo a la promoción de artes más selectivas con el fin de hacer más fácil la transición hacia una política de descartes cero y destinará más fondos a la recogida de datos científicos. También recibirán ayudas los pescadores más jóvenes, el sector acuícola y los puertos pequeños afectados por el descenso en desembarcos de capturas.

La Consellería do Mar destacó que se recogen sus principales demandas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Eurocámara rebaja al mínimo las ayudas para renovar la flota