La UE responde al amarre de la flota prometiendo más merluza

Anuncia 4.000 toneladas cuando más de 30 barcos llevan días parados


Viveiro / La Voz

Si las alianzas intercomunitarias no rechazan la propuesta que ayer lanzó la Comisión Europea, la UE ampliará el próximo jueves la cuota de merluza en Gran Sol. Aumentará en 14.325 las 55.105 toneladas iniciales del 2013, con lo cual la flota comunitaria podría capturar hasta 69.440 toneladas. De ellas, 4.019 se las repartirán 97 buques con bandera española. Adapta las posibilidades de pesca a la abundancia de merluza, certificada por los científicos y constatada por los pescadores. Reacciona cuando más de 30 barcos españoles llevan días amarrados tras haber agotado sus cupos.

Sobre 32 o 33 de los 65 merluceros españoles pesa una orden de amarre forzoso. La Secretaría General de Pesca les impide faenar en lo que queda de año porque superaron sus cuotas en alguna zona de los caladeros comunitarios conocidos como Gran Sol. Esas mismas aguas a las que se refirió ayer el ministro español de Agricultura, Arias Cañete, corroborando un argumento que los armadores reiteraron durante los últimos días sin apenas eco: «La pesquería de merluza norte está ahora en su récord histórico de biomasa». Abunda tanto que la propia UE aboga por elevar la cuota del próximo año hasta 81.846 toneladas, un 49 % más que la inicial de este año.

A esos datos añadían los armadores españoles las consecuencias sociales y económicas de un paro forzoso que ya afecta a las tripulaciones de los barcos parados en Celeiro, Burela, A Coruña y Ondárroa, así como a trabajadores de lonjas, puerto, comercializadores de pescado y proveedores de la flota. Decenas de empresas y cientos de familias cuya subsistencia depende de que la UE modifique los topes de capturas, como ya hizo en el 2011 cuando se comprobó que en el Mar Céltico había más bacalao que el que creían los científicos.

Organizaciones como Puerto de Celeiro, Armadores de Burela, Organización de Productores Pesqueros de Lugo o Cepesca aplaudieron ayer la propuesta que el grupo de trabajo de control de pesquerías internacionales debatirá el próximo jueves. También la conselleira de Medio Rural e do Mar se pronunció sobre un problema que hasta ayer faltaba en la agenda política gallega, nacional y europea.

«Desamparo institucional»

Mientras en las lonjas y puertos del norte gallego cundía el temor a las repercusiones del amarre de los merluceros, desde la Comisión Europea contaban el miércoles que no estaba previsto decidir este mes sobre la ampliación la cuota de esa especie. Anteayer debieron cambiar de opinión y acordaron aceptar la petición de España e Irlanda. Queda confirmarla, para lo cual no hay que perder de vista que Francia está en contra.

El anuncio de la propuesta de aumentar los topes de capturas de merluza ha sido bien recibido en los muelles de Celeiro y Burela. Lo conocieron ayer, justo una semana después de que este diario difundiese por primera vez la «grave situación» de los merluceros gallegos. Desde entonces, se quejaron por el «desamparo institucional» ante un problema que preocupa a los armadores, a las tripulaciones y a los empleados del resto de empresas perjudicadas porque las cuotas europeas no se ajustan al estado del caladero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La UE responde al amarre de la flota prometiendo más merluza