«Reganosa está a la cabeza de todo nuevo proyecto en el sector»

Paz asegura que la gasificación de Galicia es imposible sin la terminal

José María Paz, en la sede de la regasificadora ubicada en Mugardos.
José María Paz, en la sede de la regasificadora ubicada en Mugardos.

ferrol / la voz

José María Paz preside Reganosa desde finales del pasado año y no deja de subrayar la posición de la empresa a la vanguardia del sector a nivel nacional en la búsqueda de nuevos negocios. También reivindica que, sin la terminal, Galicia no podría haber alcanzado el nivel de gasificación actual.

-¿Cuál es el papel de Reganosa en el sector gasista?

-En un entorno de crisis como el que estamos, el gasista es un sector que está viviendo momentos a nivel mundial con mucha capacidad de desarrollo. En España la disminución de la demanda eléctrica ha recaído en los ciclos combinados porque ha habido un importante incremento de energía con fuentes renovables. Todo el gas que estaba previsto usar para los ciclos combinados ha sido excedentario, pero si miramos la gasificación del país, esta sigue incrementándose. En Galicia hay un fuerte expansión del desarrollo gasista y en ese marco, la ubicación de Reganosa como base fundamental de la gasificación de la comunidad le lleva a que tenga una utilización más alta de lo que se podría esperar. Es una de las que más utilización está teniendo de las plantas de regasificación de España.

-En ese contexto de crisis, tomando en cuenta que los ciclos combinados están pasando por horas bajas, ¿se podría abastecer la demanda que hay en Galicia exclusivamente por gasoducto?

-A medio y largo plazo no. La existencia de Reganosa es esencial para la regasificación de Galicia. Si no existiese, el nivel de gasificación que tiene Galicia no se habría alcanzado. Por una cosa muy sencilla, porque sería complicado traerlo. Independientemente de que se pueda ahora mismo o no y con la demanda actual, que esperemos además que no dure en estos niveles. La demanda esperable en situación deseable no se puede atender por gasoducto. Ahora estamos en una coyuntura extraordinaria. Galicia se hubiese quedado al margen de esta energía, la más limpia y moderna que existe.

-Frente al negocio tradicional de la regasificación, Reganosa realizó una apuesta por el mercado de las cargas de combustible a buques. ¿Cómo está resultando?

-Reganosa es la planta que más esfuerzos está haciendo por encontrar nichos de utilización de sus capacidades técnicas, como las cargas y descargas, entre otras la sinergia con la construcción naval para la reparación de buques y la recarga sobre barcos de menor tamaño. Son todas ellas actividades que empezaron o casi empezaron en Reganosa. Luego ha habido algunos que se han apuntado, incluso algunos que pueden tener alguna ventaja competitiva por otras razones. Pero Reganosa está a la cabeza de cualquier nuevo proyecto y nueva utilización.

-La empresa firmó un convenio con el Puerto de Ferrol y con Navantia para potenciar el sector desde distintos frentes. ¿Qué resultados está dando este acuerdo?

-Reganosa es un impulsor de la industria y del entorno significativo y nuestros socios están encantados. Está dentro de los genes de Reganosa el buscar las sinergias con el entorno.

-¿Hay sobreabundancia de regasificadoras en España?

-Nos ha sobrevenido la crisis, pero estas infraestructuras son una de las mejoras cosas que ha hecho España. Al no tener recursos propios, lo que tienes que hacer es buscar esquemas de diversificación. Te da seguridad de suministro y mejor precio. Ahora, coyunturalmente, las infraestructuras pueden tener un uso menor de lo que sería deseable, pero ha sido una decisión excelente y a medio plazo va a dar sus frutos.

-La planta lleva seis años de funcionamiento y aún hay procesos judiciales abiertos.

-El fin de los procesos depende de la velocidad de la justicia, pero los resultados avalan las tesis que ha planteado Reganosa. En la exhaustiva revisión judicial de nuestro proyecto en diversos sumarios, solo hemos visto una resolución negativa, emitida por el Tribunal Supremo sobre una modificación urbanística realizada por el Ayuntamiento de Mugardos. Pero la solución que en esa sentencia marcaba el alto tribunal ya había sido adoptada por la alcaldía y la propia Xunta de Galicia, que apenas unas semanas después de conocido el fallo culminaban una tramitación -de varios años de duración- que incluía todo lo propuesto por el Supremo. El propio Tribunal Superior de Galicia ratificó recientemente que la sentencia del Supremo ya había sido cumplida con la solución adoptada por el Concello de Mugardos. En definitiva, es difícil encontrar un proyecto industrial con más avales judiciales que el nuestro.

-¿Miran con preocupación a la reforma energética del Ministerio de Industria?

-No. Es fundamentalmente una reforma del sector eléctrico y el impacto sobre el sector gasista es menor. No espero una afectación negativa sobre este sector. ¿Qué es lo que tienen que hacer? Todo lo que va aparejado a crear un mercado de gas líquido y flexible, que permita fijar los precios de forma muy adecuada.

-En planificaciones energéticas anteriores se preveían infraestructuras para Galicia, como el desdoblamiento de un gasoducto, proyectos congelados por la crisis.

-De momento sigue haciendo frío en esa congelación de la que habla, pero esos proyectos saldrán adelante y nosotros estaremos ahí para apoyarlos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

«Reganosa está a la cabeza de todo nuevo proyecto en el sector»