La crisis deja vacíos millones de metros de nuevo suelo industrial

La Xunta aprobará este año un plan con descuentos de hasta el 50 %


santiago / la voz

Muchos años antes de que estallara la crisis, de forma recurrente, los empresarios atribuían a la falta de suelo industrial en las áreas más pujantes de Galicia una de las causas que frenaban su expansión y uno de los grandes males para atraer inversión extranjera. Pasado el tiempo, la realidad ha dado un giro de 180 grados. Más de medio centenar de parques empresariales promovidos por la Xunta, algunos de ellos en las áreas más dinámicas y enclavados en lugares estratégicos, acumulan 947 parcelas que no hallan comprador, lo que traducido a superficie arroja un saldo de 2,8 millones de metros cuadrados vacíos que se concentran, en un 71 %, en las provincias de A Coruña y Pontevedra.

Solo los polígonos de Morás (Arteixo), Bértoa (Carballo) y A Sionlla (Santiago) suman entre los tres más de un millón de metros cuadrados. En Pontevedra, Mos 1, cerca de Vigo, tiene otros 194.899 a la espera de ser ocupados. El desplome de la inversión ante la caída de la demanda, en principio, podría parecer el factor determinante para explicar la gran bolsa de suelo industrial que existe en la comunidad gallega pendiente de compra. Pero el registro de demandantes que puso en marcha la Administración autonómica pone en tela de juicio esa hipótesis. Hay empresas interesadas, pero falla la financiación bancaria. Ese el diagnóstico del Gobierno gallego, que coincide con la impresión de algunos empresarios. Jesús Chenel, presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono del Tambre, en Santiago, se muestra rotundo. «Evidentemente, el suelo podría estar más caro o más barato, pero ese no es el motivo principal; la clave está en que falta financiación bancaria y con el grifo cerrado no hay nada que hacer», sostiene.

Con el objetivo de contribuir a desatascar esta situación, la Xunta está ultimando un plan de ordenación sectorial de las áreas empresariales de Galicia, recientemente presentado a la nueva cúpula de la patronal gallega, y que se aprobará a lo largo de este año.

Incentivos a medida

El programa, entre otras medidas, incluye la posibilidad de ofrecer descuentos del 20 % en casos de pago al contado o por volumen de compras, rebajas que podrían ascender hasta un 50 % en parcelas definidas como singulares. También se incluyen iniciativas para establecer nuevos sistemas de negocio: pago aplazado hasta 5 años cuando la entrega inicial sea equivalente al 30 % del importe de la venta, arrendamientos con opción de compra o derechos de superficie de hasta 30 años, prorrogables.

El sector empresarial acoge con esperanza este programa, pero advierte de que nada se arreglará sin la apertura del grifo del crédito. «La Xunta puede dar todas las facilidades del mundo, pero no es la que presta los cuartos», subraya Jesús Chenel, empresario del sector de la venta de automóviles.

Demanda creciente

Con el nuevo programa de incentivos, el Gobierno gallego pretende adecuar la amplia existencia de suelo disponible a una demanda que crece a pesar del descenso de actividad económica fruto de la crisis, que se inició ahora 5 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La crisis deja vacíos millones de metros de nuevo suelo industrial