Fuertes presiones para quedarse con el negocio de Novagalicia

Apollo, favorito en la venta de EVO, que se anunciará en las próximas horas


redacción / la voz

Comienza la cuenta atrás para la venta de Novagalicia Banco con fuertes presiones por parte de los compradores que quieren quedarse con el negocio de la entidad, considerada una de las más atractivas de España por mantener (e incluso ahora incrementar) la cuota de mercado en el core de su mercado: Galicia

Los interesados

La mayoría de los grandes. La Caixa, el BBVA y el Santander han hecho saber ya tanto al Gobierno como al FROB (el dueño de la institución) que quieren quedarse con NCG. Se maneja la idea de que la entidad que preside Emilio Botín se haga con Catalunya Caixa, y que el Popular se quede al margen de las subastas de las nacionalizadas Novagalicia y Catalunya Caixa. No obstante, el Gobierno lo tanteó meses atrás para que se quedase con esta segunda.

Extranjeros

Los fondos internacionales, la baza para Galicia. Un grupo de fondos encabezados por el norteamericano Guggenheim, al que podrían acompañar Elliot y Cerberus, llevan meses diseccionando la compañía. Ya han mantenido distintas reuniones con miembros del Ministerio de Economía y del Gobierno. Vinieron acompañados por el presidente de la entidad, José María Castellano, y por su consejero delegado, César González Bueno, quienes han diseñado un proyecto que mantendría los centros de decisión y el empleo de máxima calidad en Galicia.

¿Cuánto pagarán?

Los extranjeros, más. A mediados de este mes, BNP enviará al FROB el análisis de la entidad; luego se entregará el cuaderno de venta. Por lo tanto, en estos momentos se está definiendo una operación que se prolongará, previsiblemente hasta noviembre. Por lo que se sabe hasta el momento, las entidades financieras españolas luchan por conseguir unos créditos fiscales de 4.500 millones de euros (gasto para las arcas públicas), mientras que los fondos solo podrán utilizar 2.000 millones. Estos están dispuestos a comprar la entidad por «varios cientos de millones», según reveló en julio González Bueno en el Parlamento. Por lo tanto, la operación que se supone saldría más positiva para el Estado sería la de los inversores extranjeros.

¿Quién decidirá?

El Gobierno y el Banco de España. Varios miembros del Gobierno -incluido Mariano Rajoy- defendieron que Galicia mantuviese su sistema financiero. El ministro De Guindos parece favorable a la entrada de dinero extranjero, que encuentra al mayor opositor en Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España y presidente del FROB. Preferiría entregar NCG a una entidad financiera para que la absorbiera y evitar problemas futuros.

Ultimando un acuerdo

Evo, a punto. Sin embargo, Evo se venderá a un fondo de inversión sin que Restoy haya puesto ningún problema. El pacto se ultimaba ayer y es probable que se anuncie en horas. El estadounidense Apollo parece el favorito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos

Fuertes presiones para quedarse con el negocio de Novagalicia