Carolina pide paso en Pescanova

Rubén Santamarta Vicente
Rubén Santamarta REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

La sorprendente compra de un 3,7 % es la primera inversión de la cuarta hija de los Masaveu, una compra al margen de la gran familia asturiana

29 ago 2013 . Actualizado a las 12:02 h.

En su foto en la red social Twitter (prácticamente inactiva, por cierto) aparece ella abrazada a un delfín. Por algo se empieza. Pero para entender Pescanova, a Carolina Masaveu Herrero le hará falta algo más que amor a la fauna marina. Se ha convertido por sorpresa en la quinta accionista del grupo, entrando en el capital en el momento más delicado de su historia. Y llega con muchas dudas a su alrededor: por el momento elegido (hay una junta de accionistas clave el 12 de septiembre); por el precio pagado (107 euros por un millón de acciones, según Expansión); por su falta de experiencia en este negocio; y por la ausencia de claves que expliquen el porqué de este movimiento, y si hay alguien detrás de la segunda hija, la menor, del fallecido Elías Masaveu. Tiene 41 años y es la cuarta de cinco hermanos. Fernando, el mayor, es quien pilota ahora todo esta corporación, la saga empresarial más potente del Principado de Asturias.

En el entorno de la familia, sostienen que lo de Pescanova es «una inversión individual de un accionista» que no tiene que ver con el resto de La Casa, como se conoce a los Masaveu. Extraña porque los negocios de la familia están bastante interrelacionados.

Pero es cierto: Carolina llega a la multinacional de Chapela a través de Crisgadini, sociedad de la que es única accionista, y sin relación empresarial aparente con la Corporación Masaveu. Creó esa empresa en el 2010 y tiene por objeto, precisamente, la compra de participaciones. Con un capital social de 1,4 millones de euros, su primer y único movimiento ha sido Pescanova. Ostenta un 3,7 % adquirido el martes a través de un procedimiento poco frecuente, en el mercado de operaciones especiales de Barcelona, porque los títulos de la pesquera están suspendidos desde abril. Pagar 107 euros por un millón de acciones supone valorar todo Pescanova en menos de 2.900 euros. Para ser su primera operación, parece barata.