Sardinas a precio de merluza

La escasez hace que se venda a diez euros el kilo en los mercados gallegos

El precio de la sardina está por las nubes porque escasea en el mar.
El precio de la sardina está por las nubes porque escasea en el mar.

A Coruña / La Voz

La sardina de este año asciende de categoría y alcanza puestos poco dados a ocupar por la reina del San Juan. El caché ha subido como la espuma gracias a que esta especie no se ha dejado ver mucho por aguas gallegas. Tal es su ausencia en plazas y mercados que ha alcanzado unos precios desorbitados hasta el punto de equipararse al de la merluza más cotizada, la de pincho de la costa. En la coruñesa plaza de Lugo se pudo comprar esta semana sardina a diez euros el kilo, mientras que la merluza osciló entre los 6 de la de altura y los 10 y 12 de la de costa, dependiendo de la calidad y si es de pincho.

Si hay algo en lo que todos los placeros están de acuerdo es en que no hay sardina. Los problemas con esta especie ya surgieron en San Juan, cuando alcanzó cotizaciones más propias de apreciados mariscos y pescados, superando, por ejemplo, al rape y la cigala, al venderse a entre 15 y 18 euros el kilo. La fiebre por la sardina en estas fechas no llega hasta ese punto, pero oscila entre los 8 y 10 euros el kilo. Una cifra nada desdeñable que, sin duda, también escandaliza: «No hay sardina y en Portugal también hay mucha demanda de pescado azul durante el verano», es la explicación que da Ramón Farto, de Pescados Farto, en la plaza de Lugo.

En cuanto a los precios de su versión más pequeña, la xouba, también conocida como parrocha, tampoco dejan indiferente. Entre cinco y siete euros el kilo en la plaza de Lugo.

Pero no todo está por las nubes en esta temporada. Se puede comprar meiga a precios asequibles, a entre siete y ocho euros, o jurel que no supera los tres el kilo.

El percebe repunta

En cuanto al percebe, los precios de agosto nada tienen que ver con los de julio. El buen tiempo y las mareas del pasado mes facilitaron las capturas y provocaron una caída en las cotizaciones, hasta llegar a venderse a 10 euros el kilo. Eso sí, el gordo de la Costa da Morte alcanzó los 80 euros, aunque en otras circunstancias superaría con creces la barrera de los 100. En agosto las cosas han cambiado para este crustáceo y el noroeste aprieta. Es por ello, que es difícil encontrarlo a menos de 30 euros el kilo, el de un tamaño mediano. También mantienen precios altos la nécora, que se vende sobre 20 euros el kilo, y la cigala, que alcanza los 35.

Las mejores cotizaciones de la lonja en estos días se la está llevando el sanmartiño, entre 12 y 18 euros el kilo, el lenguado entre 19 y 20 euros, la dorada a 25 y el besugo a 33 euros. La razón para que suba tanto el precio, como siempre, es la escasez, según explicó Israel Martínez, subastador de la casa Paco Moinelo.

Bonito del norte

Y es que la ley de la oferta y la demanda sigue marcando los precios y durante la época estival el rey siempre ha sido el pescado azul. Si escasea hará que los precios se disparen mientras que si hay abundancia de una especie en concreto caerán de forma estrepitosa. Es lo que le sucede estos días al bonito del norte.

La festividad de la Asunción hizo encarecer los precios: «Se está vendiendo entre ocho y nueve euros, pero estos días llegó hasta doce porque con las fiestas los barcos vascos no lo capturarán en unos días», explicó Ramón Farto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Sardinas a precio de merluza