El efecto del copago farmacéutico enfría el IPC de julio hasta el 1,8 %

En Galicia los precios cayeron siete décimas, situándose en el 1,9 % anual


Madrid / La Voz

Con los organismos internacionales pidiendo a voces recortes salariales de doble dígito, los precios dieron en julio un pequeño respiro a los exprimidos bolsillos de los ciudadanos, ya que, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación respecto al mismo mes del año anterior subió un 1,8 % tras un retroceso mensual de cinco décimas en el conjunto del país. En Galicia, el IPC repitió esa misma evolución, cayendo dos décimas más que la media nacional, pero situándose en tasa interanual una décima por encima, en el 1,9 %.

Con el dato de julio, el IPC interanual baja de la barrera del 2 % después de haber registrado dos meses consecutivos de ascensos. El principal factor que contribuyó al descenso de los precios fue el efecto escalón que produjo el año pasado año la entrada en vigor del copago farmacéutico, que marcó el inicio de una escalada que tocó techo en octubre, cuando los precios crecieron un 3,5 % interanual.

Junto con el buen comportamiento del epígrafe de la medicina, también han contribuido a enfriar el IPC -con un patrón común en Galicia y la media española- la vivienda, por el menor incremento del coste de la electricidad respecto al 2012, y el transporte, como consecuencia de los precios más bajos de los carburantes y, en menor medida, del transporte aéreo.

En el extremo contrario, es decir, los bienes y servicios más inflacionistas, se sitúan los alimentos y las bebidas, tanto las alcohólicas como las no alcohólicas, así como el tabaco, que se han encarecido respecto al mismo mes del año anterior.

El gran peso estacional

En términos intermensuales, el control del IPC obedece principalmente al vestido y al calzado, debido a las rebajas de verano, y también al menaje, por los menores precios de los artículos textiles para el hogar y de los muebles. Por contra, tiraron al alza de la inflación el transporte (por la subida de los carburantes), el ocio y la cultura y los alimentos y bebidas no alcohólicas, especialmente por el encarecimiento de la fruta. También lo hicieron, por su efecto estacional, los costes de hoteles y alojamientos, así como de las bebidas alcohólicas y del tabaco.

En lo que respecta al IPCA, el índice armonizado con Europa, su tasa anual se situó en el 1,9 %, tres décimas por debajo del mes anterior, con lo que España reduce al 0,3 % su diferencial desfavorable.

Buen comportamiento tuvieron también el mes pasado la inflación subyacente y a impuestos constantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El efecto del copago farmacéutico enfría el IPC de julio hasta el 1,8 %