Caixa Galicia aportó 96 millones a la obra social, Caixanova, 9

Mario Beramendi Álvarez
mario beramendi SANTIAGO / LA VOZ

ECONOMÍA

García Iglesias explicó la procedencia del remanente que permite mantener hoy la obra social de la institución.
García Iglesias explicó la procedencia del remanente que permite mantener hoy la obra social de la institución. xoán a. soler

La investigación cuestiona la tesis del expolio aireada por Gayoso

04 jul 2013 . Actualizado a las 12:22 h.

La obra social surgida de la fusión de las antiguas cajas de ahorro gallegas se nutrió a finales del año 2010, en su mayoría, con fondos aportados por Caixa Galicia. Según los datos que obran en poder de la comisión parlamentaria que investiga lo ocurrido con las desaparecidas entidades de ahorro, sobre un total de 119 millones en remanentes de las cajas, 96 provenían de Caixa Galicia (incluidos 24 millones procedentes del Teatro Fraga); otros 9 de Caixanova: y 14 que fueron aportados por la liquidación conjunta de ambas en el 2010. Es decir, que la caja del norte aportó el 80 % del dinero con el que aún hoy opera la obra social conjunta. Unos datos que ponen en entredicho la teoría esgrimida por Julio Fernández Gayoso de que la fusión suponía un expolio a la obra social de la caja en Vigo.

En su comparecencia ayer ante la Cámara, José Manuel García Iglesias, quien fuera responsable de la obra social de Caixa Galicia, reveló que el propio José Luis Méndez, ex director general de la entidad, le convocó en el 2008 a una reunión para acometer un plan de ajuste en los gastos destinados al mecenazgo cultural y a la financiación de servicios sociales. «Dixo que viñan tempos malos e que había que cambiar a dinámica», precisó. García Iglesias expuso que, con motivo de ese programa, se redujeron los convenios hasta un 50 % de media. Y que gracias a ese ahorro se logró un remanente de más de 60 millones de euros que fue determinante para mantener la actividad años después. «Se non chega a ser así non había Fundación Novacaixagalicia», aseveró ante los diputados.

Guillermo Brea, responsable de la obra social de Caixanova y luego de Novacaixagalicia, también reconoció en su intervención que la entidad fusionada planificó la obra social gracias a las aportaciones de Caixa Galicia.

En el transcurso de su comparecencia, Brea sostuvo que si no hay aportaciones recurrentes de capital -públicas o por el comprador futuro del actual banco- «será imposible mantener la obra social» en la comunidad gallega tal y como se conoce ahora.