Julio Fernández Gayoso: «Resultó ser la fusión más traumática de España»

Domingos Sampedro
domingos sampedro SANTIAGO / LA VOZ

ECONOMÍA

22 jun 2013 . Actualizado a las 13:42 h.

«Por aquí, papá», le soltó ayer el hijo de Julio Fernández Gayoso, el que fuera presidente de Caixanova y copresidente de Novagalicia, nada más bajarse del taxi en el Parlamento gallego para comparecer ante la comisión de investigación de las cajas. Su testimonio era uno de los más esperados y Gayoso cumplió con las expectativas que tenían algunos diputados. En su intervención admitió que firmó una emisión de participaciones preferentes en el 2005, pero matizando que lo hizo con «absoluta buena fe», a la vez que remarcó su postura contraria a la unión con Caixa Galicia. «Resultó ser la fusión más traumática de las efectuadas en España», valoró.

El exdirectivo, que tuvo que escuchar desde la comisión los bocinazos y pitidos que desde la calle le dedicaron una veintena de personas afectadas por las preferentes, centró buena parte de su intervención en remarcar que «Caixanova no era partidaria de la fusión» con Caixa Galicia, y así se manifestó, «claro y rotundo», dijo, el consejo de administración de la entidad que presidía.

Frente a esa operación que conllevaba el cierre de 400 oficinas y el despido de 2.000 empleados, Gayoso exhibió la integración con otras entidades de fuera de Galicia, mediante un SIP o fusión fría, con «las seis, siete u ocho» mejores cajas de España, excluido el gigante», en alusión a La Caixa. Los grupos políticos, especialmente Francisco Jorquera (BNG) y Pedro Puy (PP), advirtieron de que esa vía supondría la deslocalización de la caja de Galicia y la pérdida de control. Pero Gayoso argumentó que las vías analizadas le permitían a Caixanova controlar entre el 25 y el 30 % de la entidad resultante «y decisión plena en el gobierno del crédito dentro de la comunidad, sin interferencias de los demás». Dijo, además que esos SIP existen, y aludió a Liberbank o a BMN, si bien Puy le rebatió que se trata de bancos, y no de cajas.

Fusión o muerte instantánea

Pese a su posición contraria, la fusión se acabó llevando a cabo con las bendiciones del Banco de España y de la Xunta. Varios miembros de la comisión parlamentaria le preguntaron si la fusión era «evitable» y el expresidente de Caixanova dio a entender que no. «Hicimos la fusión porque era eso o la muerte instantánea», esgrimió, sobre todo una vez que se determinó que el SIP era inviable.

Gayoso también aludió a las indemnizaciones millonarias que se embolsaron algunos exdirectivos de las entidades, motivo por el que está imputado judicialmente. Y lo hizo para matizar que él no percibió ninguna, al margen del plan de pensiones de jubilación (689.000 euros al año), y para poner de relieve que el asunto estaba siendo tratado por la Audiencia Nacional, lo que le sirvió de pretexto para evadir las preguntas que le lanzaron por este motivo.