Gayoso admite que emitió preferentes «de buena fe» y evita disculparse

Recuerda que fue crítico con la fusión con Caixa Galicia y evita hablar de las indemnizaciones que cobraron los exdirectivos por ser un asunto que investiga la Audiencia Nacional


Santiago

La comisión de investigación de las cajas acogió este viernes una de las comparecencias más esperadas, la de Julio Fernández Gayoso, presidente de Caixanova hasta su desaparición y copresidente de la entidad resultante de la fusión con Caixa Galicia. El otrora reverenciado directivo, al que se dispensó «un trato cordial», según sus propias palabras, consumió buena parte de su intervención en repasar su biografía financiera, si entrar a fondo en los asuntos más espinosos que se investigan, como las indemnizaciones que se repartieron los exdirectivos. Sí aludió de forma tangencial a la comercialización de preferentes, al reconocer que firmó la emisión que se hizo en el 2005, aunque actuando «con la más absoluta buena fe».

Precisamente una treintena de afectados por la comercialización de preferentes y deuda subordinada se concentraron a media mañana a las puertas del Parlamento haciendo sonar las bocinas, perceptibles dentro de la comisión de investigación durante toda la intervención de Gayoso. Los representantes de los grupos políticos recogieron el sentir la calle y convirtieron este asunto en uno de los temas de debate. «¿Cómo foi posible a comercialización das preferentes?», inquirió Francisco Jorquera (BNG). «¿Hoxe volveríao a facer?», remarcó Pedro Puy (PP), antes de observar que el país, especialmente aquéllos que están «atrapados» por estos productos, «merecen unha disculpa».

La disculpa, en cambio, no se produjo. Gayoso realizó un pequeño acto de contrición al poner de relieve que «las cajas somos culpables de errores muy importantes», pero en ningún momento detalló a cuáles se refería. Y sobre las preferentes, admitió haber firmado personalmente la circular lanzada en el año 2005, aunque no la emisión del 2009, pues ya no era director general, sino presidente de Caixanova. «Aquí se ha actuado con la más absoluta buena fe», insistió el veterano exdirectivo, antes de subrayar que «más de 2.000 compañeros míos de la caja y sus familias» han suscritos preferentes y son también víctimas de las quitas.

Sobre esta cuestión se limitó a expresar un deseo, que a los ahorradores se les devuelva el 100 por ciento de su dinero, y que el arbitraje de la Xunta se extienda a todos. Ahora bien, dejó claro que con las preferentes la caja actuó con libertad, pues adujo que nunca se recibió «ninguna indicación ni de la CNMV ni del Banco de España ni de la Xunta».

En su intervención también mostró su rechazo inicial a la fusión con Caixa Galicia. «Caixanova no era partidaria de la fusión, el consejo se manifestó claro y rotundo durante todo el proceso previo», dijo, pero señaló que se aceptó porque lo contrario sería la desaparición. En cambio, sí defendió, a petición del portavoz del PSdeG, la alternativa del SIP o fusión en frío con entidades de fuera de Galicia que provocaría la deslocalización del centro de decisión, pero que le daría a Caixanova en torno al 25 por ciento de la capacidad de decisión en la entidad resultante.

Lo que no quiso entrar a debatir Gayoso bajo ningún concepto fue la cuestión de las indemnizaciones millonarias que se repartiron los antiguos directivos de las cajas. «Está sometido a la Justicia», puso como reparo, en alusión al procedimiento abierto en la Audiencia Nacional, «y no puedo [hablar] en esta comisión». En la documentación remitida por la Xunta al Parlamento tampoco constan las actas que recojan el acuerdo mediante el cual se aprobaron estos subsidios, así que el asunto difícilmente puede ser investigado.

La diputada de AGE Yolanda Díaz, grupo que participar en la comisión de investigación solo en calidad de «observador», sí tomó la palabra al hilo de este asunto para hablar de la depuración de responsabilidades, pero ante los tribunales. «A moita xente o que lle gustaría é que hoxe vostedes estiveran esposados», le espetó a Gayoso, para someterse a la Justicia.

Su paso por la investigación parlamentaria lo cerró Gayoso con una confesión personal, que consiste en «estar atormentado» por dos cuestiones: porque «antes teníamos dos cajas y ahora ninguna» y por el éxito de NCG Banco en el futuro. El resto de la situación que planea en torno al fracaso de las cajas no forma parte, de la misma manera, de sus remordimientos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Gayoso admite que emitió preferentes «de buena fe» y evita disculparse