Una sólida inversión de futuro para Galicia


L

a madera es un bien escaso. En el 2030, el déficit de madera en la UE ascenderá a 300 millones de metros cúbicos cada año. Expertos internacionales en el comercio de la madera defienden que las masas forestales son, en Galicia o en cualquier parte del mundo, una inversión de futuro.

Galicia tiene potencial para rentabilizar esta oportunidad y generar riqueza y empleo para los más jóvenes en el rural. Tenemos las mejores condiciones de terreno y clima para la producción forestal. Sin apenas selvicultura ni mejora genética, el sector proporcionó a las familias más de 250 millones de ingresos por venta de madera. Contamos con un tejido industrial de más de 3.000 empresas, capaz de generar valor añadido para esa materia. Una industria comprometida con Galicia que ha realizado esfuerzos importantes en innovación tecnológica y en ser eficiente en la gestión.

Esta madera de líderes de algunas de nuestras empresas ha situado los productos de madera gallega en el aeropuerto internacional de Dubái, la cadena de hoteles Eurostars, una tienda en París de Nespresso o en locales de moda de todo el mundo de Inditex o Adolfo Domínguez. Esta industria está preparada para duplicar su facturación, generar más de 70.000 empleos y captar nuevas inversiones en instalaciones industriales. La clave para el mantenimiento y desarrollo de este sector está en apostar por un monte productivo y una gestión forestal sostenible.

Los países con tradición o potencial forestal están comprometidos con la producción de madera, en cantidad y de calidad. China, Estados Unidos o Rusia incrementan su producción para ser líderes forestales. Países del norte como Finlandia, Alemania o Suecia, con menor superficie, tiene una política activa de apoyo a la producción forestal y a la certificación. Estos países, considerados como ejemplo a seguir en sostenibilidad, quieren ser dueños de su destino en materia forestal y apoyan a los productores, el asociacionismo o regulan mediante decreto el uso de la madera para fomentar su consumo. Otros ejemplos como Brasil están apostando por incrementar el rendimiento de sus masas forestales mediante mejora genética y la aplicación de una selvicultura moderna.

En Galicia debemos imitar la estrategia de estos países, que son un ejemplo de éxito. Necesitamos medidas concretas, como una política forestal que incentive la inversión en el monte, mediante la promoción de una selvicultura moderna, apoyar la gestión forestal sostenible y potenciar la gestión conjunta de la propiedad. Es necesario clarificar, simplificar y agilizar los trámites administrativos de la actividad forestal, y que se equipare la normativa del transporte forestal con otros países de la UE. Hay que promover el mercado interior de la madera mediante un plan de rehabilitación y reforma basado en incentivos fiscales. Pero también es imprescindible apoyar el consumo de madera, con medidas legislativas, y consolidar las infraestructuras y la actividad industrial en Galicia de toda la cadena de valor.

Por Elier Ojea Presidente de Confemadera Hábitat Galicia

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Una sólida inversión de futuro para Galicia