Un autobús gallego para la ruta parisina de las compras

La carrocera ourensana Unvi diseña un autobús de lujo para un centro comercial de la capital francesa. El vehículo está valorado en cerca de un millón de euros


A Coruña / La Voz

Al grupo Unibail Rodamco se le ocurrió hace un año que nada mejor para estimular las ventas de su nuevo centro comercial en París que ofrecer un servicio lanzadera gratuito hacia el complejo desde la milla de oro de la capital francesa: el Faubourg Saint-Honoré, esa estrecha calle donde, además de las principales autoridades francesas -allí se ubica la sede de la República, el Palacio del Elíseo- se esconden las boutiques de las marcas más selectas de moda y joyería, desde Gucci a Chanel. ¿Y cómo hacerlo? Con un bus que transportase directamente a los clientes desde el centro de la ciudad al complejo comercial. Un medio de transporte que, además de práctico, debía ser un escaparate llamativo para atraer a la clientela.

Un encargo que trasladaron a la empresa gallega Unvi, la carrocera ourensana perteneciente al grupo Pérez Rumbao, y del que se siente especialmente orgulloso el presidente del conglomerado, Emilio Pérez Nieto, que esta semana presentó el proyecto a los estudiantes de la facultad de Económicas de la Universidade de A Coruña, ante los que resaltó que el resultado final es un producto «desarrollado y fabricado íntegramente en Galicia» con unos acabados nunca antes vistos en un vehículo de este tipo.

Pero el desarrollo del proyecto no fue sencillo, como explica el propio Pérez Nieto, que remarca que el cliente estableció unos estándares de calidad muy elevados, que además de incrementar considerablemente el coste final del producto (que cifró en un millón de euros) obligó al equipo técnico a buscar soluciones innovadoras para los acabados elegidos. Así lo certifica Alexandre Lecompte, director comercial de Unvi, que explica que en la concepción del producto trabajó durante un año un equipo de diez personas, entre ingenieros, diseñadores o delineantes, que buscaron la mejor manera de acomodar las peticiones del cliente a las especificaciones legales. «Nos encontramos con los límites impuestos por la ley y la resistencia de los materiales».

El bus está equipado con tabletas digitales para planificar las compras a bordo

El autobús, de dos plantas, cuenta con una carrocería exclusiva, inspirada en el clásico Route Master, la estampa más típica del transporte urbano londinense, aunque en este caso con el piso superior descubierto. Una característica que es, precisamente, la que más quebraderos de cabeza les ha dado a los diseñadores, ya que han tenido que afinar la selección de materiales y acabados para adaptarse a las condiciones meteorológicas cambiantes y que el vehículo fuese operativo tanto en días soleados como con precipitaciones. Así, explica Lecompte, el suelo del piso superior, que hace a su vez de cubierta, está realizado en madera de sipo, habitualmente utilizada en la construcción de barcos, que se ha elegido para resistir mejor la lluvia.

En Unvi explican que, para poder cubrir todos los requisitos que pedía el cliente, tuvieron que trabajar con materiales especialmente seleccionados en diferentes proveedores de Europa y Estados Unidos, como los bancos diseñados por la empresa parisina Flavard&Saguez, revestidos en un material especial para su uso en superficie, de forma que no se empapen aunque llueva de forma abundante.

Acabados de lujo con los que se pretende, según los diseñadores, que los usuarios se sientas unos privilegiados por tener la tarjeta de fidelidad del centro comercial. Motivos no les faltarán, ya que no falta un detalle a bordo. Y es que el vehículo está dotado incluso de tabletas digitales, instaladas para que los viajeros puedan empezar a planificar sus compras antes incluso de llegar al complejo, mientras recorren las calles de París, disfrutando de las vistas a los monumentos más afamados de la ciudad.

Se incorpora al catálogo

Tras la entrega del vehículo, este se ha incorporado al catálogo de productos de la empresa ourensana, por lo que ahora estará disponible para otros clientes interesados en este segmento de autobús premium. En todo caso, recuerdan en la empresa que se trata de vehículos que no se fabrican en serie, por lo que difícilmente se elaborará una réplica exacta, ya que los futuros compradores podrán adaptarlo a su gusto escogiendo nuevos acabados y dotaciones.

Pero este, explican los portavoces de la empresa, no es el primer encargo especial llegado desde el extranjero. No en vano, la firma hace años que vende una porcentaje considerable de su producción (hasta el 88 % el año pasado) fuera de la península Ibérica, con pedidos desde países como Emiratos Árabes. Una firma volcada hacia la exportación, con una plantilla que supera los 300 trabajadores y que entregó durante el año pasado 375 autobuses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Un autobús gallego para la ruta parisina de las compras