Buenos pisos en el banco malo

ECONOMÍA

VÍTOR MEJUTO

La Sareb, la sociedad que gestiona los activos tóxicos de la banca rescatada, ofrece ya cientos de pisos con descuentos para particulares. Los clientes pueden acceder a las ofertas a través de las sucursales bancarias o Internet

21 abr 2013 . Actualizado a las 22:01 h.

La Sareb, la Sociedad de gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, se ha convertido en la mayor inmobiliaria del país. Participada por el Estado, bancos, cooperativas de crédito y aseguradoras, es una herramienta esencial, insiste el Gobierno, para desatascar el problema del ladrillo. Pero también una oportunidad para quien está pensando en comprarse un piso, más allá de grandes inversores. El llamado banco malo (porque agrupa activos inmobiliarios que estaban dañando el balance de las entidades) ofrece ya cientos de viviendas con descuentos. El único cambio sobre una compra convencional es el propietario: la Sareb. Ojo: los pisos no son ni mejores ni peores, pese a las connotaciones que tiene esa nueva entidad.

¿Puede un particular optar a las viviendas que tiene la Sareb?

Los activos que tiene puestos a la venta la Sareb están pensados -por su tipología- en grandes inversores que quieran llevarse paquetes de edificios, suelos, promociones a medio construir... Pero no está cerrado a particulares. «No hay ningún impedimento, cualquier persona interesada en adquirir un bien que es propiedad de Sareb puede dirigirse a la entidad bancaria que lo gestiona y plantear allí su interés por realizar la compra», apuntan en esa sociedad. «Las condiciones y trámites que se le exigirán serán las habituales en estos casos», agregan. La operación de venta se cerrará con la propia entidad, salvo en casos excepcionales o de grandes operaciones (edificios singulares, por ejemplo), en los que interviene ya esta nueva entidad para concretar la venta.

¿Dónde se puede consultar la oferta? ¿Y cómo visitar el piso?

La Sareb ni tiene red de venta ni personal comercial dedicado a esa tarea de pequeña escala. De esta forma, para acceder a la oferta hay dos vías: las sucursales o las páginas web inmobiliarias específicas de los bancos que han traspasado sus activos a Sareb. Son Bankia, Catalunya Banc, NCG, Banco Gallego (ahora en manos del Sabadell), Caja España-Duero, Liberbank, Caja 3 y Banco de Valencia (ahora en La Caixa). A través de estos canales se puede fijar una cita para visitar el inmueble, con personal del banco que ha traspasado su activo a la Sareb. La entidad que entregó la vivienda a esa sociedad hace, a la vez, de intermediario y se lleva una pequeña comisión por cada venta. La Sareb se embolsa la operación como propietario.