La marca Banesto desaparece este jueves

El banco celebra su última junta de accionistas antes de integrarse en el Santander

Oficina de Banesto en Cerceda (A Coruña)
Oficina de Banesto en Cerceda (A Coruña)

Banesto celebra este jueves su última Junta de Accionistas como entidad independiente antes de desaparecer como marca para integrarse definitivamente en el Banco Santander después de más de un siglo de historia, en el que tuvo un importante papel en el desarrollo industrial de España.

De esta forma desaparece la marca Banesto, que ya formaba parte del grupo presidido por Emilio Botín desde 1994 pero funcionaba en España de forma independiente de la red Santander, una consecuencia más de la crisis, que ha dejado un escenario compuesto por pocas entidades, pero potentes. Para los nostálgicos, los empleados de Banesto han creado un blog (momentosbanesto) en el que todo el que lo desee puede colgar comentarios y fotos para recordar su paso por el banco y explicar su historia a todos aquellos que no la conozcan.

Por esa ventana podemos ver multitud de escenas protagonizadas por los empleados del banco y sus familias, desde divertidas imágenes de los bañistas que acudían a las piscinas de Pinar del Rey (Madrid) (donde actualmente se levanta la sede central de la entidad), a entregas de premios deportivos o fotos de grupo en oficinas, cenas de Navidad y todo tipo de eventos. Asimismo, podemos ser testigo de los recuerdos emocionados de empleados y exempleados, algunos de tercera y cuarta generación, que nos hablan de su trabajo o de sus vacaciones en alguna de las residencias de verano que tenía Banesto o de su paso por las colonias estivales para niños y jóvenes.

El consejo de administración del Banco Santander aprobó el pasado 17 de diciembre la integración de Banesto y de su banca privada Banif, con lo que el grupo pierde la que ha sido durante años su joya de la corona, en beneficio de una imagen única, global y más potente. Los destinos de Banesto y el Banco Santander se unieron en 1994, cuando la segunda se adjudicó la primera en subasta, meses después de ser intervenido el primero por el Banco de España.

Banesto vivió el momento más difícil de su historia a finales de diciembre de 1993, cuando el supervisor destituyó a todo el consejo de administración, presidido entonces por Mario Conde, quien acabaría cumpliendo pena de cárcel por su gestión al frente de la entidad. La intervención de Banesto puso fin, no solo a la ascensión meteórica de Mario Conde, entonces considerado un advenedizo de la banca, sino también a la fuerte expansión de la entidad financiera, que llegó a acumular una importante cartera industrial y estar entre los cinco grandes del sector financiero español.

De hecho, a lo largo de sus más de cien años de historia, Banesto ha protagonizado casi una treintena de fusiones, lo que le permitió absorber a entidades como el Banco de Vitoria, el Banco Coca, la Banca Garrigues Nogués, o décadas antes el Banco de Oviedo, de Burgos, y el Banco Comercial de Valencia. Banesto era ya en esa época uno de los grandes de la banca española, gracias a las expansión territorial que vivió en los años 70, y que le llevó a abrir oficinas en muchos de los puntos de la geografía española donde no había presencia financiera.

En sus momentos de máxima expansión, llegó a contar con más de 2.000 oficinas. Hoy en día tiene 1.698, muchas de ellas solapadas con el Santander debido a la convivencia de las dos marcas, con lo que se prevé que ahora se cerrarán unas 700. La plantilla de Banesto se compone de unos 8.000 empleados, un número que ha de reducirse necesariamente, aunque el Santander ha asegurado que se hará de manera progresiva y no traumática mediante recolocaciones, prejubilaciones o bajas incentivadas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La marca Banesto desaparece este jueves