El Estado nacionaliza el Banco Gallego

El FROB fue el único gran inversor que inyectó nuevo capital en el banco


redacción / La voz

Tras hacerse con el control de Bankia, Novagalicia Banco y Catalunya Banc, el Estado ha pasado a controlar un cuarto banco: el Gallego. Lo ha hecho a través de un movimiento diferente al de los otros. Aprovechó una ampliación de capital de 170 millones para inyectar 80 a través, precisamente, de NCG (accionista del Gallego). Y tras desincentivar al resto de los accionistas de la entidad a meter más dinero en ella. ¿Cómo? Reduciendo previamente a cero todos los fondos, es decir, propiciando que unos 500 accionistas perdieran todo lo inyectado previamente para cubrir su déficit patrimonial. ¿Quién podía estar dispuesto a meter más dinero tras perderlo todo?

Esa decisión, reducir a cero el capital, se acordó durante una controvertida junta de accionistas a finales de enero, tras aprobarlo solo el FROB, el fondo de rescate, a través de Novagalicia. Ya entonces se anunciaron medidas legales contra esa decisión. Entre los afectados, algunas importantes fortunas como Amancio Ortega, Juan Manuel Urgoiti (actual presidente del Gallego), Epifanio Campo, Javier Ungría... Ninguno de estos, según las fuentes consultadas, ha acudido a esa ampliación de capital. Sí lo han hecho, junto al FROB, algunos pequeños inversores que han puesto, en total, 42.180 euros. El 0,05 % del capital. El FROB, tras inyectar esos 80 millones, controla ya oficialmente el 99,95 % restante. Era lo esperado, en todo caso.

Colchón del Banco de España

La dirección del Gallego remitió anoche un comunicado dando cuenta de esa nacionalización y recordando que la operativa con los clientes «está asegurada». Es así después de que el Banco Central Europeo le haya cerrado las puertas a acceder a su financiación; a través de esta vía tenía la entidad gallega 735 millones. El Banco de España, para cubrir ese déficit, le ha concedido 800 millones de provisión, con lo que la liquidez de la entidad está por encima de los 1.300 millones.

El Estado (que es el que controla el FROB, a través del Ministerio de Economía y el Banco de España) tiene ya las manos libres para proseguir con la subasta del banco. El proceso de venta de la entidad forma parte del plan de reestructuración de NCG Banco. Bruselas obliga a esta entidad a desprenderse de todas sus participadas, y se marcó un calendario en el caso del Gallego, del que controlaba el 49,8 %: el 1 de mayo tendría que estar en nuevas manos.

Ahora ya no será ese 49,8 % lo que se venda, sino prácticamente el 100 %. Ese era el objetivo del FROB, y así se había trasladado ya a los bancos que preguntaron para su compra. Finalmente, solo tres entidades optan a llevárselo: el Sabadell, el portugués BES y el venezolano Banesco (nuevo propietario del Etcheverría). Para las tres entidades el Gallego se presenta como una oportunidad estupenda para crecer en Galicia de golpe. En su territorio de origen tiene unas 117 sucursales, con banca doméstica y también premium.

Los tres potenciales compradores llevan varias semanas analizando las cuentas del banco, y el 5 de abril tendrán que presentar una oferta definitiva ante los supervisores.

2.979 millones ?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

El Estado nacionaliza el Banco Gallego