La flota española apoya las medidas contra el «finning»


redacción / la voz

La protección de los tiburones ha separado en dos bloques a los países participantes en la Convención sobre el Comercio Internacional de Flora y Fauna (CITES): a los que abogan por su inclusión en el apéndice de especies que se verán en serio peligro si no se controla su comercio y los que sostienen que las medidas tomadas son suficientes y un mayor nivel de conservacionismo supondría un grave perjuicio para su sector pesquero. En este último grupo están los países asiáticos. En la banda opuesta, los latinos, con Brasil, Colombia y Ecuador a la cabeza de un grupo que también incluye a Costa Rica, Honduras y México, y hacia el que también basculan la Unión Europa, con España en medio, y EE.?UU.

Respaldo español

La flota española, de la que 141 embarcaciones acaban de perder el permiso especial para poder cortar la aleta a bordo por el empeño -por la vía errónea, a juicio del sector- de eliminar el finning (la práctica que consiste en almacenar la aleta y desechar el cuerpo del escualo por la borda), celebra que los foros internacionales estén planteando medidas de protección para el tiburón. Desde la Confederación Española de Pesca (Cepesca) se pusieron al lado de la petición de las organizaciones medioambientalistas que han pedido una regulación sostenible del mercado de la aleta de tiburón. Ahora bien, considera que el foro adecuado para adoptar esas medidas conservacionistas son las organizaciones regionales de pesca (ORP), no la CITES, pues «la inclusión en esas listas de especies marinas comerciales para su regulación, lo único que genera son problemas para su aplicación y control».

En Bangkok, los grupos conservacionistas que defienden esa protección explicaron: «Nosotros estamos reclamando la regulación del comercio, no la prohibición. Necesitamos una pesca sostenible frente al descenso del número de tiburones en los mares», apuntó a Efe Susan Lieberman, directora del grupo ecologista PEW.

Principal exportador

Según Lieberman, unos 83 países pescan y comercian con tiburón en todo el mundo. Y señala que España, con cerca de un millón de kilos, es el mayor exportador de aleta de tiburón a Hong Kong, mercado de este producto por excelencia, y su flota está entre las 15 de todo el mundo que más cantidad de tiburones y rayas capturaron en el 2010, según recogió Efe.

Pero la flota rebate esas cifras. Según Cepesca, las embarcaciones españolas, que tienen prohibido desde el 2010 pescar ejemplares de tiburón zorro y martillo, capturan 57.000 toneladas de escualos al año, de los que un 98 % son tintorera y marrajo dientuso. Y esa cantidad representa un 7 % de las capturas mundiales. Por eso Cepesca cree «poco fiable» el dato que presenta a España como principal abastecedor a los mercados asiáticos. La única explicación que encuentra es que la actividad sea absolutamente transparente, al menos por encima de las demás: «Si los datos de otras flotas se proporcionasen con la misma claridad, la foto fija del mercado internacional sería muy diferente», explican.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La flota española apoya las medidas contra el «finning»