Galicia cumple con el déficit, pero es la sexta autonomía con mejor dato

Valencia, Murcia, Andalucía, Cataluña y Baleares superaron el límite del 1,5 % del PIB


santiago / la voz

Galicia cerró el pasado año 2012 con un déficit público equivalente al 1,19 % de su producto interior bruto (PIB), cinco décimas por debajo de la media y tres bajo el límite fijado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, situado en el 1,5 %. El dato hecho público ayer por Hacienda muestra que Galicia, un año más, cumple de forma holgada con el objetivo de estabilidad presupuestaria, pero la despoja del trono que ocupaba como campeona. Extremadura (0,69 %), La Rioja (1,04 %), Asturias (1,04 %), Madrid (1,07 %) y Cantabria (1,13?%) lograron en el 2012 un déficit inferior al gallego. De las cinco comunidades con mejor saldo, cuatro de ellas son uniprovinciales.

Fuera del límite impuesto por Hacienda se sitúan Valencia (3,45 %), Murcia (3,02 %), Andalucía (2,02 %), Cataluña (1,96 %) y Baleares (1,83 %). Poco después de que Montoro hiciera público el informe, la Consellería de Facenda, departamento que lidera Elena Muñoz, atribuía el buen dato a la estrategia presupuestaria impulsada por la Xunta en los últimos cuatro años, que permite a Galicia «ser unha comunidade solvente, fiable, que garante os servizos públicos e que non irá ao Fondo de Liquidez Autonómica (FLA)», el mecanismo habilitado para las comunidades que no pueden financiarse en el mercado. Una línea argumental repetida por el presidente gallego tras el Consello de la Xunta. Sin posibilidad de izar la bandera de Galicia como la comunidad más aplicada, Núñez Feijoo hizo mención a la tendencia de los últimos años, que la colocan, dentro de España, como «una referencia continuada» en solvencia.

A diferencia de lo ocurrido en Galicia, que ha puesto en marcha los ajustes de forma progresiva desde el 2009, hay otras comunidades que han reducido drásticamente el déficit gracias a la puesta en marcha de dacronianos planes de ahorro. Es el caso de Castilla-La Mancha, que tenía en el 2011 un déficit equivalente al 7,87 % de su PIB y que, según Hacienda, cerró el 2012 en el 1,53 %, casi en el límite del cumplimiento. Otro tanto cabe decir de Extremadura, que ha pasado del 4,73 % al 0,69 %. O de Baleares y Cataluña.

Un nuevo mapa

A ello se refirió ayer Montoro durante su comparecencia para dar cuenta del balance. El titular de Hacienda agradeció el gran esfuerzo hecho por todas las Administraciones territoriales, aunque advirtió de que el desigual ritmo de planes de ajuste dibuja un nuevo mapa: un Estado autonómico con una gran disparidad de déficit entre comunidades, algo que no había sucedido en anteriores ejercicios. A la luz de los datos y del enorme descenso en algunas comunidades que todavía incumplen el límite, Montoro ha descartado de momento la intervención de aquellas autonomías que superan el 1,5 %, muchas de las cuales se han acogido al FLA. Esa es, al menos por ahora, la previsión de Hacienda, que tampoco niega que pueda llegarse hasta ese extremo en un futuro.

«La ley se está aplicando y la seguiremos aplicando; ya veremos si hacemos un gran titular de esos que les gustan», bromeó Montoro con los periodistas.

El límite de déficit sobre el PIB fijado para las autonomías en el 2013 pasa al 0,7 %, es decir, a la mitad, lo que obligará a muchas comunidades a aplicar nuevas y drásticas medidas de ajuste. Montoro abrió ayer la puerta a flexibilizar ese objetivo, con el que ya han elaborado los presupuestos autonómicos todas las comunidades en este 2013, pero lo vinculó a que exista una autorización de Bruselas. «Si se produjera esa circunstancia, ya lo abordaríamos».

A reducir el déficit de las Administraciones también han contribuido las entidades locales, que cerraron el 2012 con un 0,2 %, la mitad del que registraron en el 2011.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Galicia cumple con el déficit, pero es la sexta autonomía con mejor dato