El pavor de miles de inversores a perder su dinero hunde Bankia

El FROB prepara una quita a los accionistas que podría superar el 90 %


redacción / la voz

El temor de los accionistas de Bankia (unos 350.000) a perder todo el dinero que metieron en el parqué cuando la entidad salió a Bolsa provocó ayer una nueva debacle en la cotización de la entidad madrileña. Se dejó el 12 % en una sesión de muchos nervios e interrupciones (se suspendió una vez su cotización). Todo cuando se empezaron a ver noticias que apuntaban a que el FROB valorará cada título de Bankia a 0,01 euros. Cuando la entidad llegó a la Bolsa, en julio del 2011, la acción -ya con un descuento significativo- estaba a 3,75 euros. Aquella operación está siendo ahora investigada en la Audiencia Nacional, por si hubo engaño en la información a los clientes. El FROB, sin embargo, matizó esas informaciones, asegurando que aún no ha decidido qué pasará con las acciones de ese banco rescatado.

Hay mirar a Bruselas y al rescate financiero para entender lo que le sucederá a esos miles de accionistas, una gran mayoría, pequeños inversores que compraron en las sucursales de Caja Madrid o Bancaja, las entidades fundadoras junto a otras cinco más pequeñas. Bankia recibirá de la troika, dentro del rescate bancario, casi 18.000 millones de euros, que se suman a otros 4.400 inyectados por el Estado cuando se produjo la fusión.

El precedente gallego

El rescate financiero europeo exige que los accionistas (igual que los dueños de preferentes) asuman una parte de esa recapitalización con sus propios fondos. Ya lo han sufrido los de NCG: los inversores gallegos y Novacaixagalicia han perdido toda su participación; el 100 %. También los del Banco Gallego (su primer accionista es el FROB). En Banco de Valencia el tajo para sus inversores privados se ha quedado en algo más del 95 %. Falta ahora por ver lo que sucederá en Bankia, un caso más complejo por la inyección de dinero y el número de perjudicados. Atendiendo a esos precedentes, y teniendo en cuenta que Bruselas pide que los accionistas asuman un recorte severo, se espera que la pérdida no baje del 90 %; el 0,01 es lo mínimo para poder seguir cotizando en el mercado.

El FROB evitó ayer entrar en cifras, pero admitió que con la entrada en el banco en el capital de la entidad se producirá «una significativa dilución de los actuales accionistas», como consecuencia de esa absorción de pérdidas. Y esa declaración provocó buena parte del desplome. La acción llegó a estar en 0,35 euros, mínimo histórico. Finalmente se quedó en 0,41.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El pavor de miles de inversores a perder su dinero hunde Bankia