«La respuesta judicial a las preferentes pasa por interpretar caso a caso»

Dice que la respuesta ha de ser rápida, sobre todo en el caso de gente mayor

De Rosa apuesta por la mediación para resolver conflictos como los de las preferentes.
De Rosa apuesta por la mediación para resolver conflictos como los de las preferentes.

redacción / la voz

La entrevista a Fernando de Rosa, número dos del poder judicial, se hizo en el marco de unas jornadas sobre mediación civil y mercantil organizadas por la Universidad de la Rioja. El tema se prestaba para tratar con él sobre los 300.000 afectados por las participaciones preferentes en España, repartidos en entidades de todo tipo.

-Hay miles de afectados por las preferentes que se manifiestan a diario. Se sienten estafados.

-Debería darse una solución a los ciudadanos, que en muchos casos acuden de una manera confiada a las entidades bancarias y suscriben una serie de contratos. Habría que determinar si eran conscientes del alcance de los mismos. La respuesta judicial debe pasar por interpretar caso por caso y determinar cuándo hubo un exceso de confianza o cuándo los firmaron siendo conscientes de todas las consecuencias.

-La respuesta ha de ser rápida.

-Sí, debería efectuarse todo el esfuerzo posible por parte de la Administración de Justicia para resolver estas cuestiones rápidamente. Sobre todo pensando en la gente de más edad que ha confiado sus ahorros.

-¿Cuántos casos entran en los juzgados cada año?

-Estamos hablando de más de nueve millones de asuntos, lo cual es una carga importante. Dividir esta cifra entre 5.000 jueces y 365 días al año explica la carga tan excesiva que existe en nuestros juzgados actualmente.

-En Galicia se está resolviendo una parte del problema a través del arbitraje. También utilizará Bankia esta fórmula, al igual que Catalunya Banc.

-Este tipo de conflictos es un prototipo de materia que puede ser objeto de mediación, al igual que los desahucios. Lo importante es que el ciudadano y la otra parte puedan resolver sus controversias. Otra cosa es que estuviésemos hablando de delitos. Estos casos tendrían otra dimensión.

-La ley 5/2012 de julio es la que establece la mediación en asuntos civiles y mercantiles. Se espera ahora la aprobación del reglamento.

-Podría estar concluido en las próximas semanas.

-¿Qué diferencia hay entre la mediación y el arbitraje?

-Los que se someten al arbitraje deciden aceptar la decisión de un árbitro. Es un tercero el que toma la decisión. En la mediación quienes toma la decisión son los interesados con la ayuda del mediador. Este no propone la solución, sino que ayuda a las partes a llegar al acuerdo. Los protagonistas son los que tienen el conflicto. En el arbitraje el protagonismo lo tiene una tercera persona, que es la que se decide. Las partes se obligan a cumplir y obedecer lo establecido por un tercero.

-Abordemos el tema de las indemnizaciones millonarias de los banqueros.

-La justicia habrá de determinar si esos contratos son legales y lícitos, y, en base a lo que concluya, ha de pronunciarse y sancionar a quien corresponda.

-Si un juez concluye que el contrato pasó todas las instancias, ¿qué opinión tendrá?

-Los jueces tienen que aplicar la ley, no emitir opiniones. Si es un contrato válido y que ha pasado todos los controles, es legal. Los jueces no tienen que crear opinión, sino resolver cada cuestión atendiendo la legislación vigente. Las opiniones tienen que dejarlas a conciencia como ciudadanos. Cuando las conductas son legales respecto a la legislación vigente, no pueden ser objeto de sanción.

-No es lógico que un caso pueda prolongarse cuando está en juego el honor de una persona.

-La Justicia ha de ser rápida. Pero también hay que dotarla de medios.

-Y no los tienen...

-Evidentemente, en muchos casos es imposible resolver con diligencia y con celeridad determinados asuntos por el colapso que existe en los juzgados.

-¿Y las tasas judiciales? Son injustas.

-Es una ley que está en vigor. Jueces y magistrados tenemos que cumplirla. Lo que sí debería estudiarse, replantearse, establecerse, es la cantidad de determinadas tasas. Hay determinadas cuantías que son excesivas y que habría que ajustar a la vida social.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

«La respuesta judicial a las preferentes pasa por interpretar caso a caso»